Inicio Deportes Dino Pieraligi ganó en casa

Dino Pieraligi ganó en casa

El santarroseño Dino Pieraligi (Chevrolet) se dio el gran gusto ayer de imponerse en la final del TC Pista Mouras, por la cuarta fecha del campeonato 2018, que se disputó en el Autódromo Provincia de La Pampa, ubicado en cercanías a la ciudad de Toay.
Pieraligi, con un auto preparado por el equipo Pieraligi Sprint, que dirige su padre, Miguel, ex campeón del Supercar, y la motorización de Stupiello, había ganado la serie del sábado, y ayer ratificó su buen rendimiento para dominar de punta a punta.
Pieraligi estableció en las 17 vueltas un tiempo de 22 minutos, 54 segundos y 419 milésimas en los 17 giros al trazado de 4.148,4 metros de extensión, a un promedio de 184,719 kilómetros por hora, escoltado por Marcos Castro (Ford), a 2s234, y Ian Reutemann (Dodge), a 7s186. Los diez primeros lugares se completaron con Otto Fritzler (Ford), a 22s106, Ramiro Granara (Dodge), a 27s850, Nicolás Morán (Ford), a 28s302, Fernando Iglesias (Chevrolet), a 58s444, Eduardo Bracco (Dodge), a 59s327, Juan Ignacio Maceira (Chevrolet), a 1m20s817, y Maximiliano Feito (Ford), a 1 vuelta.
Pieraligi picó en punta al lograr transitar mejor la primera curva, ante un Castro que nada pudo hacer. Tercero se ubicaba Maceira y cuarto, Reutemann.
Dino comenzó a alejarse del pelotón, siguiendo al pie de la letra su estrategia, que fue evitar que Castro pudiera beneficiarse con la succión. Entonces, el pampeano a medida que fueron pasando las vueltas más ventaja sacó, llegando a estar cuatro segundos de ventaja con respecto a su escolta.
Pieraligi recién aflojó en los últimos siete giros, cuando su Chevy comenzó a levantar temperatura de aceita. La orden del equipo fue levantar un poco el pie del acelerador, tal es así que luego su motorista dijo que llegó a tirar 300 vueltas menor al final de la recta principal.
Finalmente, el más chicos de los Pieraligi conquistó el triunfo por el que tanto soñó, por el que su padre siempre esperó. “Esto es para mi padre, para toda la familia, por el esfuerzo que hacemos para poder correr”, dijo Dino con la voz entrecortada por la emoción a poco de llegar al parque cerrado.

Enzo, séptimo.
En el TC Mouras, que ayer encabezó el espectáculo automovilístico en el circuito pampeano, la victoria en la final fue del bonaerense José Palazzo, completando las 20 vueltas al circuito de 4.148,4 metros en un tiempo de 28m25s440, a una media de 175,136 kilómetros por hora, superando a Lucas Carabajal (Chevrolet), a 1s356, y Lucas Panarotti (Dodge), a 2s863. Más atrás se ubicaron Marcos Landa (Torino), a 3s368. Diego Azar (Ford), a 6s082, Juan Scoltore (Chevrolet), a 9s522, Enzo Pieraligi (Chevrolet), a 9s860, Daniel Nefa (Chevrolet), a 10s060, Juan José Tomasello (Chevrolet), a 12s069, y Pedro Boero (Dodge), a 12s350.
Palazzo dominó en esta final desde el comienzo. La única esperanza de Carabajal para saltar a la punta fue cuando sobre el final entró el pace car, pero en el relanzamiento todo siguió igual.
Pieraligi, por su parte, arrancó noveno, y luego avanzó hasta colocarse séptimo, tras superar a Nefa. El santarroseño intentó superar a Scoltore, pero no pudo.

TC 4000
El piloto bonaerense Emmanuel Pérez Bravo, a bordo de un Chevrolet, protagonizó una emocionante victoria en la final del TC 4000 argentino, que se presentó ayer junto al TC Mouras y TC Pista Mouras en el Autódromo Provincia de La Pampa.
Pérez, que fue campeón del Supercar, se impuso con un tiempo de 19 minutos, 22 segundos y 296 milésimas en las 13 vueltas al trazado de 4.174 metros de extensión, a un promedio de 168,098 kilómetros por hora, escoltado por Juan Bava, a 0,107, y Germán Pietranera (Ford), a 0,495. Cuarto fue Máximo Tonlorenzi (Chevrolet) y quinto, el santarroseño Javier Guindani, a 6s702.
Pérez, que había triunfado el sábado en la primera final, se bajó emocionado de su Chevy. “Bava venía muy rápido, trate de hacer las cosas lo mejor que pude para que no me superara y lo conseguí. No le alcanzó”, dijo Pérez, quien agregó que correr en Toay siempre es emocionante porque se encuentra con sus amigos.
Pérez sostuvo que la clave de su buen desempeñó fue el excelente auto que le entregan, que le permitió mantener el ritmo en casi todas las vueltas.
Bava, por su parte, manifestó que pese a no poder lograr el triunfo lo mismo quedó contento. “Presioné lo más que pude, pero no pude superar a Pérez. Tuve un buen auto, el ritmo fue siempre el mismo y por eso terminé tan cerca de la victoria”, sostuvo Pérez Bravo.