Dirigentes analizan parar el fútbol

EL TORNEO CLAUSURA DE LA LIGA PAMPEANA PODRIA NO COMENZAR PORQUE SE AGRAVO EL CONFLICTO

El dirigente del Club Estudiantil de Eduardo Castex, Andrés Falagán, reconoció que en el seno de la Mesa Directiva de la Liga Pampeana de Fútbol (LPF) se analizó parar el campeonato cuando finalice el Torneo Apertura, porque “se agravó” el conflicto que se desató -semanas
atrás- con los árbitros.
“Esto se viene dando después de los primeros conflictos que tuvimos con los árbitros, donde se está percibiendo mucha disconformidad con los fallos arbitrales, pero también con el trato soberbio con los jugadores. Desde que se sacó a tres árbitros se generó una grieta que será muy difícil de solucionar, porque hay dos posturas muy distintas entre los árbitros y la mesa directiva”, reconoció el dirigente castense.
Falagán dijo que las dificultades comenzaron con hechos de violencia en el Torneo de Veteranos de la LPF, que desencadenaron en la demanda iniciada por un árbitro contra un agresor y Ferro Carril Oeste de Intendente Alvear. La LPF decidió “parar” a tres árbitros y continuar con las competencias. Pero, algunos árbitros habrían tomado represalias contra algunas instituciones, cuyos dirigentes fueron los que tuvieron las posturas más férreas para reemplazar a la actual asociación de árbitros que dirige los partidos de la liga norteña.
Según Falagan, el último fin de semana hubo 24 expulsados y 70 amonestados. “Tenemos que analizar muy bien lo que se viene, porque si no aplicamos cambios se pueden originar situaciones que pueden desencadenar en episodios violentos”, reconoció.
-Falagán, ¿están preocupados porque los árbitros no tienen un trato igualitario con los jugadores de todos los clubes?
-Sí. Sería injusto hablar de algunos clubes. Hay dos o tres clubes que somos los más perjudicados. Nos sentimos tocados porque fuimos los que más hablamos, o pusimos la cara en la mesa de la Liga Pampeana cuando se produjo el conflicto con los árbitros. El domingo pasado Estudiantil goleaba y era muy superior, pero teníamos 10 amonestados contra solo una amonestación del rival. No digo que hayan sido mal amonestados, pero hasta el minuto 43 del segundo tiempo íbamos 5 a 1 en un partido muy tranquilo, pero los rivales apelaron al juego brusco y tuvimos un amonestado. Los árbitros no están siendo parejos. La grieta está y está siendo muy difícil solucionar los problemas para tener torneos llevaderos como tuvimos los otros años.
-¿Se pude parar el fútbol norteño cuando termine el Torneo Apertura?
-Creo que se hace muy difícil a los dirigentes llevar adelante el fútbol de esta manera, y tenemos miedo que termine en un hecho de violencia mayor a los ocurridos hasta el momento y después terminemos en las mismas condiciones que Ferro de Alvear con una demanda de 200 mil pesos por una agresión a un árbitro. Tenemos que analizar todo muy bien. Personalmente considero que parar el fútbol no le hace bien a nadie, pero seguir así es muy dificultoso. Tenemos que tener la cabeza muy fría para hacer los análisis y tomar decisiones. Estos próximos días serán claves para definir si continuará el fútbol en la segunda ronda del campeonato.
-¿La solución no sería reemplazar la actual asociación de árbitros para la segunda parte del año?
-La postura de Estudiantil es continuar el torneo y modificar la asociación de árbitros. Tenemos que buscar otra asociación de árbitros para generar un cambio, traer aire fresco. Pueden ser igual, peor o mejor, pero tenemos que buscar un cambio, porque también ya estamos mal predispuestos porque se ha generado una psicosis, porque hay una tirantes en la relación y no se puede solucionar esa grieta.
-Pero si paran el torneo, ¿como definen los clasificados al Provincial 2018?
-Es complicado. Aún no sabemos que pasará. Hay muchos dirigentes que quieren parar el fútbol o buscar una solución. Pero, aún no analizamos como definir los clasificados al Provincial, como definís los ascensos y descensos. No sabemos si paramos el fútbol, pero si tengo certezas que se está analizando.

Soberbia y reflexión
Fuentes consultadas por este medio revelaron, palabras más o palabras menos, un episodio que revela la “soberbia” de los árbitros con algunos futbolistas o con algunas instituciones de la Liga Pampeana de Fútbol. El mediocampista de Racing Mauro Carrizo estaba tendido inconsciente en el suelo después de un golpe con el antebrazo de Javier Vidales Sosa, en el partido que disputaron el Albo y Alvear FBC en el estadio La Fortaleza Alba de Eduardo Castex. Las fuentes aseguran que en ese momento, un futbolista racinguista le pidió “por favor” al árbitro, Jorge Mendoza, que llame a una ambulancia para que asista al jugador local, que finalizó internado en General Pico. La inmutable e irónica respuesta del colegiado habría sido: “No tengo el teléfono conmigo”. En la escena habría intervenido el capitán de Alvear FBC, Miguel Urreaga, cuando le planteó -siempre a decir de los protagonistas del episodio- al árbitro: “Jorge, no podes responder así cuando tiene un compañero lesionado, inconsciente y tirado en el piso”.
La ironía del árbitro se contrapuso con la responsabilidad de un futbolista. En ese partido, el trato hacia un equipo y el otro, también se percibió claramente en los fallos del colegiado, beneficiando a quien “bajo voz” varios dirigentes acusan de ser favorecido porque tiene un simpatizante “de peso” en las designaciones de los árbitros dentro de la liga norteña.