Dos clubes unidos en un mismo dolor

SE REALIZARON HOMENAJES EN SIMULTANEO EN CHAPECO Y EN MEDELLIN

El estadio Atanasio Girardot se colmó con 50.000 hinchas de Atlético Nacional, de Medellín, para homenajear anoche a las víctimas del accidente aéreo que este lunes le costó la vida a 71 personas, entre ellas 18 futbolistas de Chapecoense, el equipo con el que ayer y en este mismo escenario debía disputar la primera final de la Copa Sudamericana.
Todos los aficionados llegaron al estadio ataviados con prendas blancas, portando velas encendidas y dispuestos a hacer un minuto de silencio para recordar a los fallecidos en este accidente que dejó a seis sobrevivientes, cuatro de ellos futbolistas.
“Esta noche el fútbol está de luto en el mundo”, fue la frase de cabecera que se enarboló en el inicio de la ceremonia que se llevó a cabo a partir de que la afición local entonó el canto característico del Chapecoense.
Las puertas del estadio Atanasio Girardot se abrieron desde temprano, pero la ceremonia se inició a las 18.45, hora local, tiempo exacto en el que el árbitro debería haber pitado el inicio del partido entre ambos equipos.
Luego de la presentación oficial y del desfile de la banda de guerra del ejército nacional, los futbolistas de Atlético Nacional ingresaron y dejaron una ofrenda floral. Luego se entonaron los himnos de ambos países ante el respetuoso silencio del público cuando sonaron las estrofas del brasileño.
El homenaje incluyó un minuto de silencio, honores del Ejército Nacional, la Policía y la Fuerza Aérea y entrega de ofrendas florales. Además, el presidente de Atlético Nacional, Juan Carlos de la Cuesta, el entrenador Reinaldo Rueda, autoridades colombianas y brasileñas brindaron emotivos discursos.
Simultáneamente, en tanto, en otro lugar de la ciudad continuó la identificación de los fallecidos, cuyos cuerpos serán trasladados a Brasil en las próximas horas, ya que el club Chapecoense preparó un velatorio colectivo en el estadio Arena Condá para que unas 100.000 personas puedan despedirse de los futbolistas que perdieron en el trágico accidente que detuvo la vida de la ciudad.

En Chapecó.
Por su parte, Chapecoense realizó en su estadio y ante unas 30 mil personas, un homenaje a los miembros de la delegación que murieron el lunes por la noche.
El acto comenzó al caer la tarde. A las 20.45 (de Argentina) fue el momento en que los jugadores que no viajaron a Colombia, entre ellos el argentino Alejandro Martinuccio, desfilaron abrazados por la cancha. A esa hora habría empezado en Medellín la final de la Copa Sudamericana entre Chapecoense y Atlético Nacional.
El estadio Arena Condá lució repleto, ya que muchos aficionados habían acampado en sus alrededores. El homenaje, que se preparó apresuradamente en medio de la congoja general, consistió en una misa por los fallecidos en el centro del campo, la proyección en algunos videos y la participación de varios personajes reconocidos del club.
De todas formas, lo más impactante en una noche repleta de emoción y lágrimas fue el constante recuerdo de la hinchada a los jugadores muertos y a los tres que aún pelean por su vida en Colombia.
En algunos momentos de la ceremonia los asistentes gritaron “¡Es el campeón!”, en referencia a la final que Chapecoense soñaba con ganarle a Atlético Nacional, cuyas autoridades solicitaron a la Conmebol que le cedan el título en juego a modo de homenaje póstumo para las víctimas. Familiares de las personas que fallecieron también se hicieron presentes además de las mascotas del club, que en medio del dolor arengaron a los asistentes a alentar permanentemente al equipo.
Uno de los momentos de mayor emoción tuvo lugar cuando los nombres de todas las víctimas del accidente, incluso los periodistas, fueron apareciendo, uno a uno, en la pantalla gigante del estadio. También se proyectó un video que, desde Colombia, enviaron los hinchas de Atlético Nacional. Además de los colores en común, el verde y el blanco, a ambos los unió ese dolor lacerante por una tragedia que hoy a todos les resulta inexplicable.

Causas.
El piloto Miguel Quiroga, que conducía el avión que transportaba al plantel del club Chapecoense y que se estrelló en cercanías de Medellín “tenia la opción de recargar combustible en Bogotá antes de arribar a su destino”, afirmó el director general de la aerolínea Lamia Gustavo Vargas
“Tenemos alternativas, una alternativa cercana era Bogotá y si él (el piloto) veía que tenía una deficiencia de combustible, tenía toda la potestad de entrar a reabastecer”, aseguró el empresario.
Es que el piloto declaró falta de combustible en su comunicación con la torre de control del aeropuerto de Rio Negro, que sirve a Medellín, momentos antes de declararse en emergencia por falla eléctrica total.
Quiroga pedía prioridad de paso y que les dieran los vectores de las coordenadas para poder aterrizar al anunciar que “tenía un problemita de combustible”.

Nivaldo anunció su retiro del fútbol
Nivaldo, el experimentado arquero de Chapecoense que no formó parte de la tragedia, anunció ayer su retiro del fútbol a los 42 años a pesar de estar a un juego de cumplir los 300 partidos de su carrera. Envuelto en lágrimas, Nivaldo confirmó su retiro en una rueda de prensa que brindó en el estadio Arena Condá de Chapecó.
“Ahora es momento de pensar en el club junto con los que se quedaron acá y formar un nuevo Chapecoense”, expresó el experimentado arquero en declaraciones que publica el sitio Globoesporte.com.
Nivaldo, de 42 años, tenía planeado ingresar en los últimos minutos del partido ante Atlético Mineiro, como local, por la última fecha del campeonato brasileño para alcanzar las 300 presencias de su carrera.
Sin embargo, la tragedia que le costó la vida a casi toda la delegación del club en Colombia, en la previa de la primera final internacional del club, lo hizo cambiar de opinión y decidió retirarse.

Pérez busca avión para AFA
El titular del Comité de Regularización de la AFA, Armando Pérez, reveló ayer que “hace dos semanas” trabaja para conseguir un avión exclusivo para el seleccionado y los clubes argentinos, en declaraciones formuladas tras la tragedia aérea del club brasileño Chapecoense, siniestrado a bordo de una aeronave que en su momento también utilizó el seleccionado nacional. Incluso, el máximo dirigente del fútbol argentino comentó que el pasado sábado viajó a Estados Unidos y que el domingo se reunió con el empresario y piloto boliviano Humberto Roca, quien cuenta con una flota propia de diez aviones.

Compartir