El Albo chocó con su falta de eficacia

LIGA CULTURAL: ATLETICO SANTA ROSA IGUALO SIN GOLES CON DEPORTIVO RIVERA

El equipo capitalino fue más y generó muchas situaciones, pero falló en cada definición, por impericia propia y por una buena tarde del arquero visitante Mock, que atajó un penal. Los dos quedaron lejos en las posiciones de la Zona Norte.
Atlético Santa Rosa perdió dos puntos por su falta de eficacia y Deportivo Rivera sumó uno por su templanza para aguantar, incluso con un hombre menos, al igualar 0 a 0 ayer en uno de los partidos correspondientes a la sexta fecha del Torneo Apertura de la Liga Cultural de fútbol, en la Zona Norte.
A un Mateo Calderón que los recibió con muy poca cantidad de público, los dos equipos llegaron con la necesidad de sumar de a tres para no perder el tren de los de arriba, y aunque el reparto final no les sirvió de mucho, les cayó de diferente manera por las circunstancias propias del juego. Mientras el Albo se fue mascando bronca por las situaciones desperdiciadas, el Rojo terminó con una sonrisa porque logró sumar y mantener su ventaja en la tabla sobre el rival de turno.

Muy poco.
Santa Rosa fue superior por las situaciones creadas, pero careció una vez más de un generador de juego como para que esas acciones destacadas dentro del área rival no se den sólo por arrestos individuales, pelotazos o errores ajenos, sino como consecuencia de combinaciones colectivas que permitan que cada actor llegue mejor parado a la hora de buscar la red.
A la movilidad de Jorge Vallejos y Fernando Muñoz para buscar los espacios en ataque le faltó la compañía de alguien que lograra poner una pelota filtrada, como también de alguno que maneje los tiempos en el medio como para esperar el momento oportuno en que abrir el juego a los laterales para el posterior centro al área termine en una acción real de peligro.
Yamil Durán, que desde que llegó al Albo se mostró como un central que cada vez que pasaba al ataque lo hacía con criterio y sorpresa, ayer jugó como lateral y perdió esas cualidades que lo distinguían. Además, Lucas Peralta nunca logró hacerse dueño del medio por el ahogo de la presión rival y porque lo excedían los pelotazos largos de su equipo, y por eso Santa Rosa se quedó sin juego.
Del otro lado, Deportivo Rivera apostó a mantener sus líneas juntas, a tratar de ir ganando terreno poco a poco en el medio y a intentar sorprender con alguna pelota larga para su único punta definido, Luciano Andrada. Y la tarea le salió bastante bien en defensa, pero fue muy poco lo que inquietó en ataque.
En ese contexto, la monotonía de un primer tiempo olvidable fue rota sólo en dos oportunidades. Primero fue por un estallido individual del “Nani” Muñoz, que bajó una pelota con el pecho fuera del área y sacó un remate que fue espectacularmente desviado por el arquero visitante Rodrigo Mock.
Y luego por un penal que Paolo Macchi marcó por una mano de Leandro Díaz, y que el propio Mock logró atajar ante un remate desde los doce pasos bastante anunciado por “Pepe” Peralta, cuando el reloj marcaba 28 minutos.

Más situaciones.
En el complemento el trámite no varió demasiado. Santa Rosa continuó con su ir desprolijo, que igualmente le sirvió para generar situaciones que una y otra vez fueron desperdiciadas. Y Rivera se fue conformando con el punto, porque en el juego no encontraba soluciones de mitad de cancha hacia arriba, y en lo físico comenzaba a sentir una merma que podía dejarlo sin nada ante el primer descuido.
Un desborde de Vallejos que Peralta capitalizó por el centro para que su remate se fuera apenas ancho; un rechazo de Jonatan Altmaier que pegó en la cara de Muñoz y casi se mete por arriba del arquero Mock, que logró controlar sobre la línea; más otras dos apariciones de Vallejos y Muñoz que en ambos casos terminaron con definiciones cerca de un palo; fueron las más claras para el local.
La visita, que a los 29 minutos perdió por expulsión al mediocampista central Germán Martínez -uno de sus mejores jugadores en la tarde de ayer-, tuvo su ocasión a los 31, cuando un rebote le quedó dentro del área al ingresado Facundo Aguiar, cuyo remate se fue alto.
De allí hasta el final, la visita -con un hombre menos- se refugió cerca de su arquero y no pasó mayores sobresaltos, ante un Santa Rosa que siguió chocando contra sus propias imprecisiones y no pudo pasar del empate sin goles.

Compartir