El Auriazul se reencontró con el triunfo

El conjunto dirigido por Omar Santorelli se impuso por 3-0 a Tiro Federal y sumó nuevamente de a tres, tras una rueda sin triunfos. Los goles fueron anotados por el “Tanque” Lucas Del Río.
Y un día, All Boys volvió al triunfo. Tuvieron que pasar diez fechas, lo que significa una rueda completa. Fueron 85 largos días, después de aquella noche del 5 de agosto, cuando había derrotado 1-0 a Bella Vista.
Y como un guiño del destino, el encargado de volver a darle la victoria al alboyense, Lucas Del Río, estaba entre los relevos. Pero la temprana lesión de Jerónimo Gutiérrez hizo mover el banco rápidamente al entrenador, Omar Santorelli, y cuatro minutos después de su ingreso el “Tanque” abrió el marcador y dos más tarde amplió la diferencia.
Y como para que no queden dudas, en el inicio del complemento, el delantero anotó el 3-0 final con el que All Boys le ganó a Tiro Federal de Bahía Blanca, en el marco de la decimoquinta fecha de la Zona “A” de la Región Pampeana Sur del Torneo Federal “B” de fútbol.
El triunfo cobró vital importancia para los santarroseños, ya que le sacaron cinco puntos de diferencia a Deportivo Villalonga, que hoy por hoy ocupa el último lugar de las posiciones, cuando quedan nueve en juego.
El Auriazul logró abrir el partido en el momento, cuando poco había pasado, y casi no dejó reaccionar a la visita. En el complemento, fue eficaz en los dos primeros minutos, se replegó bien defensivamente, mucho más después de la expulsión de Yael Ferreyra, y le cerró todos los caminos al Turco.
Hasta la apertura del marcador fue muy poco lo que pasó sobre los arcos. Más que nada, porque se jugó mucho en la zona media, con mucho desgaste de los mediocampistas locales Gastón Ceccani y Ferreyra (a tal punto que ambos fueron amonestados en este período), y ninguno de los dos lograba quebrar las últimas líneas.
El Auriazul arrimó peligro con un tiro libre de Mauro Barreiro, que Gutiérrez no alcanzó a desviar del todo y permitió el cierre de un defensor. En el área de enfrente, Tiro avisó con un remate de Onorio, tras un despeje corto de Darío Seip, pero la pelota que iba rumbo al arco se encontró en el camino con el bahiense Franco Madarieta, que terminó rechazando involuntariamente.
Todo esto en la primera media hora. Sin embargo, a los 32 minutos, comenzaría a cambiar la historia, con el ingreso de Del Río.
Y cuatro minutos más tarde, llegó la apertura del marcador. Preciso tiro de esquina de Gonzalo Turri desde la derecha, el “Tanque” se elevó en soledad y con un certero cabezazo anotó el 1-0.
A los 38, All Boys le aplicó un golpe de nocaut a Tiro Federal. Gastón Rosales ganó por izquierda, ante un fallo defensivo, ingresó al área, levantó la vista y sin egoísmo tocó para Del Río, que puso el 2-0, con un toque suave.

Triplete.
En el arranque del complemento, el Auriazul contó con una inmejorable chance, en los pies de Gonzalo Turri. Mauro Barreiro abrió por izquierda con Joaquín López, éste mandó el centro y sin marcas llegó Turri, pero definió por arriba.
Sin embargo, antes de los 2 minutos, se dio una jugada casi calcada a la anterior, aunque esta vez con un final distinto. El “Tapón” desbordó por izquierda y sacó el centro. Lucas Del Río, dentro del área grande, recibió, se acomodó, amagó, se sacó un defensor de encima, y definió con clase para el 3-0, y desatar el festejo alboyense.
A partir de ahí, todo lo que pasó en el Doctor Ramón Turnes casi que estuvo de más. Porque el Auriazul se cerró bien defensivamente, para no permitirle ningún tipo de reacción a Tiro Federal.
El entrenador alboyense se preparaba para guardar “soldados” y estaba por disponer el ingreso de Julián Martín por Ferreyra a los 7. Pero el mediocampista, jugando siempre al límite, cometió una infracción en la zona media, vio la segunda amarilla y se fue expulsado. Esto llevó a parar la entrada de Martín (ingresó a los 18 recién), con la intención de reacomodarse en el campo.
Pese a quedar en inferioridad, el Auriazul no cambió su libreto, aunque le cedió el balón al visitante, que no tuvo ideas como para desarmar la defensa del local, que se paró de contra y hasta pudo haber ampliado el marcador, pero Turri, tras un centro de López, la tiró por arriba.
La más clara de Tiro Federal se dio recién a los 21, cuando Damiani le ganó a Roque, ingresó al área y definió ante Matías Boto, pero el arquero le ahogó el festejo.
A los 37, Madarieta le cometió una dura infracción a Boto, cuando el arquero iba a rechazar, se ganó la segunda amarilla y se fue expulsado. Ahí, pese a que quedaban ocho minutos, definitivamente se terminó el partido.
El pitazo final del olavarriense Cristian Arce fue un gran desahogo para el plantel alboyense, que una tarde volvió al triunfo en el Federal, justamente ante el rival con el que había comenzado esta racha negativa.