El Auriazul tuvo el tiro del final

General Belgrano y All Boys empataron ayer 1-1 en el clásico santarroseño, correspondiente a la décima fecha del Torneo Clausura en la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol.
El reparto de puntos en el Nuevo Rancho Grande Villa Alonso le sentó mejor al conjunto visitante, porque lo consiguió sobre el cierre del encuentro y además le permitirá llegar a la fecha final, ante Independiente de Doblas, con chances de forzar un desempate ante el Rojo, al que deberá vencer en el estadio Doctor Ramón Turnes. Pe
El Tricolor, que terminó con nueve jugadores por las expulsiones de Fernando Palacios y de Tobías Díaz de la Sota, estuvo a pocos segundos de quedarse con el clásico, gracias al tanto convertido por Luis Guiñazú en la primera etapa. Sin embargo en la última acción del encuentro, llegó el penal por la mano de Díaz de la Sota, que Mauro Barreiro cambió por gol.
Ante un buen marco de público, el empate fue el resultado que mejor se ajustó al desarrollo.
Belgrano comenzó mejor, con las corridas de Alexis Uhaldegaray y Tomás Altamiranda por las bandas, generando zozobras en la defensa visitante. Si bien el visitante logró equilibrar el juego en la zona media, el Tricolor siguió siendo más punzante en el primer cuarto de hora.
Giuliano Guinchinao dio un aviso a los 14 minutos, cuando le robó la pelota sobre el lateral izquierdo a Ezequiel Roque e ingresó al área. Tras amagar dos veces, remató al arco y se encontró con el manotazo salvador de Brian Roston, que la sacó al tiro de esquina. De esta acción, llegó la apertura del marcador: ejecutó Guinchinao y en el área menor apareció Luis Guiñazú para ganar de cabeza y vencer al arquero.
All Boys sintió el impacto y respondió un minuto más tarde, con un remate de Matías Sosa, que chocó ante una gran respuesta del arquero, Roberto Machado.
Sin embargo, fue el local el que siguió generando las mejores acciones, más que nada con Uhaldegaray, que con pelota dominada, de izquierda al centro, sacó un disparo que se fue apenas desviado.
Pasada la media hora, Belgrano se replegó y le cedió la pelota a All Boys, para apostar a las contras de Uhaldegaray y Altamiranda. Esto le daba resultados al local, porque el Auriazul no lograba llevar peligro sobre Machado.
A los 34, All Boys tuvo la chance más clara para anotar el empate, pero el palo le impidió el grito a Mauro Barreiro. Un rápido lateral de Roque encontró a Jerónimo Gutiérrez por derecha, dejó atrás a un marcador y sacó el centro bajo, para que el “Tapón” defina, la pelota de en el poste izquierdo de Machado y recorra toda el área.
Antes del cierre, Altamiranda generó el “uuuh” en la tribuna local, cuando se hizo cargo de un tiro libre y la pelota se fue apenas contra el palo izquierdo de Roston.
A los 43 minutos, el Tricolor se quedó con diez futbolistas por la expulsión de Fernando Palacios, que hacía cinco minutos había reemplazado a Jonathan Campbell. El juvenil fue a buscar una pelota larga, que terminó saliendo por el fondo del área, se “prendió” en la discusión con Roston y le tiró un manotazo al arquero, por lo que el árbitro, Paolo Macchi, le sacó la roja a Palacios, que pecó de ingenuo a poco del final de la primera etapa.

En el final.
Para el complemento, y con diez hombres en cancha, Belgrano se paró decididamente de contra, mientras que All Boys tuvo la tenencia del balón, pero no encontró las formas para descifrar el cerrojo defensivo que propuso el conjunto dirigido por Juan Carlos Almada.
El Auriazul se repitió en pelotazos cruzados, sin encontrar un destinatario, o en remates de larga distancia que no llevaron peligro para Machado.
En su afán de ir a buscar el empate, que lo mantuviera con chances ya que Independiente de Doblas goleaba a Deportivo Anguilense, All Boys dejó espacios atrás, que Belgrano aprovechó para salir de contra.
Así fue como el Tricolor, incluso jugando con un futbolista menos, contó con las mejores oportunidades para cerrar el partido. A los 35 minutos, Renzo Quiroga se quedó corto en una entrega para Roston y el pase fue interceptado por Matías Díaz, que eludió al arquero, pero la tiró afuera, dejando con vida al visitante.
A los 46 (tres había adicionado Macchi), el que no pudo aumentar la diferencia fue Altamiranda, que ingresó al área, eludió a un rival y terminó definiendo a las manos de Roston. Y un minuto después, el enésimo centro de Lucas Carrasco parecía ir al cuerpo del arquero Machado, pero Gutiérrez alcanzó a puntear el envío aéreo, la pelota iba camino al arco y el juvenil Tobías Díaz de la Sota, en una acción infantil, metió el manotazo, por lo que Macchi marcó penal. El encargado del remate fue Barreiro que, con un disparo a la derecha de Machado, anotó el empate.
El final del partido le terminó sonriendo al Auriazul porque se mantuvo a tres puntos de Independiente de Doblas, al que recibirá en la última fecha, teniendo la obligación de ganar para forzar un desempate para definir al ganador del Clausura, en lo que podría terminar en una seguidilla de cuatro encuentros seguidos entre All Boys y el Rojo.