Inicio Deportes El Aurizul "revivió" en el complemento

El Aurizul «revivió» en el complemento

All Boys de Santa Rosa empató ayer como local 2-2 ante Ferro Carril Sud de Olavarría, tras irse al descanso 0-2, en el encuentro de ida correspondiente a la primera fase eliminatoria de la Región Pampeana Sur del Torneo Regional Federal Amateur.
El delantero Juan Ignacio Barbieri, a los 11 y a los 43 minutos de la primera etapa, le daba la ventaja parcial al visitante. Mientras que Antú Hernández, con un golazo de tiro libre, y Mauro Barreiro en el complemento marcaron los goles del Auriazul, que así en 45 minutos revirtió un resultado que le era desfavorable y lo dejaba en una situación complicada de cara a la revancha.
El árbitro piquense Franco Morón, que no sancionó un claro penal para All Boys a los 10 minutos, expulsó en el cierre del encuentro al mediocampista alboyense Brian Ramírez; y en la visita vieron la roja el defensor Airton Benítez y el mediocampista Jonathan Campos.
El encuentro de vuelta se disputará el próximo domingo, desde las 16, en la ciudad de
Olavarría. El ganador se clasificará a la segunda fase eliminatoria; mientras que, si se mantiene la paridad, la serie se definirá mediante la ejecución de remates desde el punto del penal.
All Boys se encontró enfrente con un equipo de Ferro de Olavarría que para nada salió a especular, sino que jugó de igual a igual, con un potente centrodelantero como Juan Ignacio Barbieri. El «9» visitante luchó toda la tarde con la defensa alboyense que, más que nada en la primera etapa, no la paso bien y así fue como llegaron los goles visitantes.
Ante un estadio Doctor Ramón Turnes, que volvió a presentar un buen marco de público (pese a que se jugaban en Santa Rosa encuentros de la Liga Cultural en simultáneo), el primer reclamo contra el árbitro piquense Franco Morón se dio a los 10 minutos. Tiro de esquina para All Boys, la pelota cae en el área y Lucas Del Río es «camiseteado» por un defensor visitante, ante los ojos del mismísimo Morón, que prefirió mirar para otro lado y obviar el claro penal.
En la acción siguiente, el Carbonero se puso en ventaja. Un pelotazo largo es rechazado corto por Bruno Díaz, luego una desinteligencia de Renzo Quiroga y el balón le quedó a José Vivas. El visitante tocó de primera para Barbieri, que tiró un sombrero dentro del área y le quedó justo para sacar un zurdazo, que se metió contra el poste derecho de Matías Boto.
Ferro de Olavarría, con la ventaja a su favor, se tranquilizó, se replegó y le cedió la pelota al Auriazul. Sin embargo, una y otra vez, All Boys empezó a chocar con la defensa visitante y con el arquero pampeano Nicolás Báez, que respondió las veces que lo llamaron a actuar.
El conjunto dirigido por Mauricio Rambur arrimó peligro con un remate de Ramírez y luego con un disparo desde afuera del área de Tenca Hernández, culminando una buena acción entre Mauro Barreiro y Lucas Del Río, que Báez sacó al tiro de esquina.
Más tarde, Jerónimo Gutiérrez (que salió en el complemento con un golpe) encaró por izquierda, se sacó un marcador de encima y remató contra el primer poste.
La diferencia mínima en contra le sentaba bien a All Boys para afrontar el complemento. Pero a los 43 minutos, Ferro de Olavarría metió un golpe que pudo ser letal, aunque no terminó siendo tanto. Un largo envió por izquierda parecía tener el control de Ezequiel Roque, que llegaba apareado por Mariano Borda. Sin embargo, casi sobre la línea de fondo, el defensor visitante le ganó la posición al alboyense, lo dejó atrás, e ingresó al área, ya sin marcas. Sin egoísmo, Borda tocó al medio para que Barbieri, que venía acompañando la acción, estampe el 2-0. Un resultado que mandaba a All Boys al entretiempo con más preocupación y con el respirador artificial puesto.

Lo empató.
Para el complemento, Mauricio Rambur mandó a la cancha a Gastón Ceccani, en lugar de Bruno Díaz, para jugar como lateral, pero también para moverse por la zona media. Y All Boys se empezó a sacar el respirador artificial a los 7 minutos, cuando llegó al descuento.
Antú Hernández se hizo cargo de un tiro libre al borde del área, desde el sector derecho. El «Melli» metió un zurdazo, que se metió contra el segundo palo de Báez, que nada pudo hacer para evitar el descuento.
Y ahí All Boys se las creyó que podía llegar al empate. La gente, también desde afuera lo entendió, y fue clave para que levantada anímica haga mella dentro del campo de juego.
Ferro de Olavarría se fue apagando lentamente, Barbieri había hecho un gran gasto en la primera etapa y ya no tenía tanta participación.
El Auriazul buscaba y buscaba, pero tampoco tenía tanta claridad en los metros finales, pese a contar con una mediavuelta de Jerónimo Gutiérrez, cuando ya estaba tocado, que encontró bien ubicado al arquero visitante.
Salió Lucas Del Río e ingresó Jeremías Lucero y luego Rambur mandó a la cancha a Jonathan Fensel, por el lesionado Gutiérrez, y All Boys comenzó a inquietar por derecha, con las corridas del «Ardilla».
Y justamente desde el sector derecho del ataque se gestó la acción del empate, a los 36. Fensel ganó una segunda pelota, avanzó y sacó un preciso centro para que Mauro Barreiro se anticipe en el primer palo y bata la resistencia de Báez, anote el 2-2 y termine de sacarle el respirador a un All Boys que se había ido al entretiempo con un 0-2.
De ahí al final, el Auriazul buscó quedarse con la victoria ante un conjunto visitante que se cerró atrás y aguantó los embates locales. Ya en tiempo cumplido, tras un tiro de esquina, Brian Ramírez golpeó a un defensor, fue observado por el segundo asistente (Marcos Díaz), que informó de la acción a Morón y le mostró la roja al alboyense. Allí se generó un tumulto, en el que Jonathan Campos le aplicó un «cortito» a Antú Hernández, lo vio Díaz y también le informó a Morón, como así también de un golpe de Airton Benítez contra Barreiro.
El pitazo final del árbitro piquense dejó la serie abierta, para que todo se defina dentro de una semana en Olavarría.

Huracán de White, el único ganador.
Un triunfo local y dos empates fue el saldo de los demás cruces de ida dentro de la Región Pampeana Sur del Torneo Regional Federal Amateur de fútbol. Ferro de Las Flores y Liniers de Bahía Blanca (de acá sale el rival de All Boys o Ferro) empataron 2–2 en el encuentro de ida, que tuvo un tiempo para cada uno: el Chivo se fue al descanso 2–0, con goles de Blas Valcarcel y de Mauro Martínez; mientras que Facundo Onraita y Ezequiel Petti anotaron para el local. La revancha se disputará el próximo fin de semana en la ciudad de Bahía Blanca.
En tanto, el ganador de la jornada fue Huracán de Ingeniero White, que en condición de local dio cuenta de Círculo Deportivo de Nicanor Otamendi y lo derrotó por la mínima diferencia. El único gol del encuentro lo anotó Leonel Navarro de penal a los 30 minutos del complemento. De esta manera, el Globo sacó una importante ventaja ante uno de los candidatos a pelear por el ascenso. En el otro encuentro de la Región Pampeana Sur, El Porvenir de San Clemente e Independiente de San Cayetano no se sacaron diferencias y empataron 1–1. La vuelta será el fin de semana próximo en San Cayetano.