El Azul con “media” vuelta en el bolsillo

LIGA PAMPEANA: ALVEAR FBC GOLEO A INDEPENDIENTE DE PICO EN LA FINAL DE IDA

El conjunto alvearense, que al término del primer tiempo ganaba 3-1, superó como local al Rojo piquense por 5-1 y afrontará la revancha con una gran diferencia. Bertaina, Leguizamón, Viangule y Cáceres (2) los goles; descontó Corral.
Alvear FBC goleó ayer a la tarde a Sportivo Independiente de General Pico por 5 a 1 en el estadio de la Avenida San Martín de la localidad alvearense, donde se jugó el partido de ida de la final de la Liga Pampeana de Fútbol, y quedó a un paso de conseguir su decimaquinta corona liguista. El fin de semana se jugará la revancha en el estadio Roberto Petit de Meurville de esta ciudad.
Los goles del Azul los marcaron Axel Bertaina, Juan Leguizamón, Tomás Viangule y Mario Cáceres en dos ocasiones. Para el Rojo había marcado el descuento Emanuel Corral en la primera etapa.
El dueño de casa tuvo su primera aproximación pasado el minuto de juego, cuando el arquero Lautaro Filomía detuvo en dos tiempos el remate de Lucas Di Francisco a la salida de un tiro de esquina desde la izquierda.
Luego el Rojo intentó tener la pelota y durante el primer cuarto de hora el desarrollo del juego fue parejo, y sin aproximaciones a cada uno de los arcos.
Independiente tuvo su primera llegada de riesgo a los 17 minutos, en un remate bajo de José Ortellado al primer palo, que fue tapado por el arquero Lucas Santucho.
El primer gol del partido llegó a los 22 minutos de la primera parte. Tras una recuperación en el medio, la abrieron hacia la derecha para la entrada de Bertaina que con un remate cruzado y bajo, venció al “uno” piquense.
El Rojo no había logrado asimilar el golpe, cuando cuatro minutos más tarde los volantes azules recuperaron otra pelota y gestaron un nuevo contragolpe. La acción derivó hacia la derecha desde donde vino el centro para la entrada de Cáceres por el segundo palo, que definió con mucha comodidad de cabeza, para ampliar la diferencia.
En Independiente José Cabañez no podía prevalecer ante los centrales locales, y José Ortellado no podía sacar rédito de su velocidad. La pelota tampoco pasaba por Lautaro Filomía y de esa manera la visita no generaba peligro. Hasta que a los 33 minutos, a la salida de una pelota parada, Corral la atrapó dentro del área y con un disparo de aire la puso abajo contra el palo para acortar la brecha.
Sin embargo, la visita volvió a carecer de firmeza en el fondo, y luego que el Azul ganara en el medio un saque de Guaraglia, gestó la jugada del tercer gol. Francisco Conchéz puso un centro al medio para Leguizamón que, dentro del área chica, remató y marcó el tercero.

Cerca del título.
En el arranque del complemento, Adrián Hormaechea mandó a la cancha a Franco Parramón en lugar de Cabañez, que se había mostrado muy pasivo en la primera mitad. El dueño de casa le cedió el espacio y la pelota y se paró para jugar de contragolpe.
Independiente, que no había llegado con claridad, se aproximó con un tiro de Franco Bertino que fue desviado al córner.
Sobre los 17 minutos del segundo capítulo, Leguizamón (el mejor jugador del partido) ganó la pelota a la salida de un tiro libre del Rojo. El “10” encaró hacia el arco visitante, quedando mano a mano con Kevin Arrigone, y cuando entró al área la abrió para Viangule que con un remate bajo la puso junto al primer palo y empezó a encaminar la goleada.
El elenco local dirigido por Julio Cesar Gómez no se relajó y fue por más. Bertaina llegó por derecha y puso un centro al primer palo, para que Cáceres definiera y marcara el quinto tanto.
El local tenía el partido controlado, el Rojo no llegaba de forma asociada y sólo buscaba con arrebatos individuales, como la escalada que intentó por el centro el lateral Santiago Martínez. El defensor fue derribado en el mediocampo por Viangule, quien recibió la segunda amonestación y se tuvo que ir a los vestuarios antes de tiempo.
En el último cuarto de hora del partido, Parramón la tiró por arriba a la salida de un córner, y el mismo delantero estuvo cerca del descuento minutos más tarde, con un remate de cabeza que pasó cerca a la salida de una pelota parada.
La última chance que tuvo el Rojo para llegar al descuento, la tuvo en los pies de Filomía. El volante sacó un remate bajo que fue despejado sobre la línea.
En tiempo adicionado Marcos Dziabka estrelló un tiro en la parte superior del palo, que podría haber significado el sexto tanto del dueño de casa.
De esta manera, el once alvearense, que ganó por una cómoda diferencia, espera con tranquilidad aunque sin confiarse, el choque de la revancha, en el que buscará asegurarse su decimoquinto título liguista y coronar la temporada en la cual ya obtuvo su tercer Torneo Provincial de Fútbol.