El boom de las picadas

SE RECAUDO MAS DE UN MILLON DE PESOS

El espectáculo de las picadas batió records el pasado fin de semana en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay, en donde los propios organizadores admitieron que fueron desbordados, y que tienen mucho que mejorar.
Se estima que ingresaron alrededor de 7 mil personas entre sábado y domingo, y que más de 5 mil pagaron la entrada. Se habría recaudado más de un millón de pesos de entradas, sin contar la inscripción de los más de 280 vehículos entre motos y autos.
La Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad) se queda con la recaudación, mientras que los organizadores, con el dinero que ingresa por la inscripción, que a su vez está destinado a los premios.
“Hay muchas cosas por mejorar, y lo más importante es la mano que nos dio la Fepad y la subsecretaría de Deportes (del gobierno de La Pampa) para poder abrir el autódromo a las picadas”, dijo ayer Javier Rocca, uno de los organizadores.
Rocca señaló que las picadas del fin de semana superaron las expectativas, no sólo por la cantidad de motos (140) y autos (143), sino también el público que concurrió. “Tuvimos un acompañamiento muy bueno. Como a los niños no se les cobró, el espectáculo se disfrutó en familia”.
Rocca dijo que tras las competencias del fin de semana hay muchas cosas por mejorar, y que es posible que reciban un poco más de apoyo de la Fepad. “Nosotros trabajamos ad honorem, y la idea es armarnos mejor. Queremos brindarles beneficios a los pilotos locales, que por el momento no se los podemos dar. Doy un ejemplo, si un juego de gomas sale 5 mil pesos, queremos cobrárselas 4 mil”.
Con respecto a la seguridad, Rocca explicó que los pilotos deben cumplir con un reglamento nacional, con cuestiones que no se pueden pasar por alto. Ese reglamento es el que se utiliza en las picadas que se realizan en al autódromo de Buenos Aires o Wilde”.
-Se anunció que la entrada costaba 150 pesos, pero después se cobró 200.
-Fue error nuestro. Nos equivocamos en el anuncio.

Sin control.
Tanto el sábado como el domingo, al ingreso o a la salida del autódromo, no hubo ningún tipo de control policial, como sí existe cada vez que se disputan competencias de automovilismo.
Llamó la atención, además, que en la zona de boxes, en donde se ubicaron los vehículos y el público, hubo poca presencia policial.