El choque de dos estilos

INGLATERRA ANTE CROACIA, EN BUSCA DE LA FINAL DEL MUNDIAL

Inglaterra, que se coronó en 1966, y Croacia, de corta historia en los Mundiales, se citarán hoy en Moscú en la segunda semifinal de Rusia 2018, un partido entre un equipo letal en la táctica fija y otro eficaz en la posesión. El partido se jugará desde las 15 en el fastuoso estadio Luzhniki y será dirigido por el turco Cuneyt Cakir.
Los Tres Leones ganaron su boleto a disputar la penúltima fase al vencer 2-0 a Suecia, mientras que los balcánicos lo encontraron en los penales al eliminar al elenco anfitrión con un 4-3 luego de un dramático empate 2-2 en 120 minutos.
Los ingleses, con su cañonero Harry Kane dominando la tabla de goleadores con 6 tantos, vuelven a la penúltima fase de una Copa del Mundo 28 años después de alcanzarla en Italia 1990, con Gary Lineker como abanderado.
Los croatas, guiados por el cerebro Luka Modric, van tras los pasos de aquel equipo de Davor Suker, Zvonimir Boban y Robert Prosinecki que alcanzó el tercer lugar en Francia 1998, en su primera participación mundialista tras la independencia del país siete años atrás.

Fuerza aérea.
El técnico Gareth Southgate ha hecho de Inglaterra un equipo balanceado, sin una megaestrella que eclipse a los demás, pero lo mejor de su tarea ha sido volver a las fuentes con el estilo que a los Pross les dio dividendos en el pasado: la pelota detenida y el juego aéreo.
Ocho de los once goles ingleses en Rusia nacieron en acciones con balón parado: un córner, un tiro libre o un penal. Y cinco del total se concretaron de cabeza. Toda una muestra.
“Estamos creciendo aún, sabemos dónde estamos”, dijo el elegante entrenador de los Pross. “Hablamos con nuestros jugadores de que nuestra meta era quedarnos una semana más aquí en Rusia, ahora nos quedan dos partidos y depende de ellos el nivel que estos tengan”, agregó.
El seleccionador, de 47 años, tiene a todas sus piezas disponibles, por lo que repetiría la misma formación que derrotó a los escandinavos el pasado sábado en Samara, con Kane y Raheem Sterling en el frente de ataque, abastecidos por Dele Alli y Jesse Lingard.

Posesión.
La Croacia de Zlatko Dalic funciona al compás de Modric y de un Ivan Rakitic que interpreta perfectamente el sentir del 10 madridista. La nueva generación dorada croata se precia de un juego fluido, con rápidas transiciones, pero su arma de ataque es la posesión y circulación de la pelota, un estilo que no es precisamente el más característico de los países de los Balcanes.
“Son semifinales, yo diría que las posibilidades son 50-50. Respetamos a todos, pero no le tememos a nadie. Creemos en nosotros mismos. Solo pensamos en cómo jugar mejor”, aseguró el delantero Mario Mandzukic, con apenas un gol en el torneo.
Los “ajedrezados” acusarán para el choque la baja por lesión del lateral derecho Sime Vrsaljko, con un problema ligamentario en la rodilla izquierda que sufrió ante Rusia el pasado sábado en Sochi. El resto del plantel será el mismo.
En fin, será un duelo de estilos para definir al segundo finalista de esta Copa del Mundo, que ya tiene a Francia con un lugar en el partido definitorio.

Una generación para la historia
El seleccionador de Croacia, Zlatko Dalic, defendió el potencial de su equipo de cara a la semifinal contra Inglaterra, y dijo que pueden superar la gesta de Francia 1998, cuando lograron el tercer puesto. “Esta generación fue subestimada durante mucho tiempo debido a malos resultados, pero mostraron su calidad cuando importaba y entrarán en la historia como la gran generación que siguió a la de 1998”, afirmó el DT. “Esto es el resultado de nuestro duro trabajo y de la calidad de nuestros futbolistas”, añadió.