miércoles, 23 octubre 2019
Inicio Deportes El clásico como respiro y como ahogo

El clásico como respiro y como ahogo

LIGA CULTURAL: ALL BOYS VENCIO A ATLETICO SANTA ROSA EN EL ADELANTO

Dos bocanadas de aire; una de Jeremías Lucero y otra de Jerónimo Gutiérrez. Con eso le alcanzó a All Boys para reponerse de una semana dura por la eliminación del Torneo Regional Amateur y para oxigenar una cabeza que debe poner sus metas nuevamente en el certamen local. El clásico, para el Auriazul, significó el respiro justo en un momento difícil.
Atlético Santa Rosa también intentó aprovechar los especiales aires que siempre trae un nuevo encuentro con su histórico rival. Era una oportunidad ideal para sumar puntos y confianza, y para darle otro cachetazo a sus «primos». Pero para el Albo trajo más ahogo, porque la derrota 2-0 como local lo dejó un poco más relegado en su objetivo de clasificar al Torneo Provincial. Y significó su segunda caída consecutiva, la quinta en ocho presentaciones en el Apertura de la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol.
El buen primer tiempo no le alcanzó a los dirigidos por Mauricio Villegas para superar a un All Boys que fue de menos a más y que terminó ganando por peso específico propio: un rendimiento físico y un ritmo de otro torneo, más un par de individualidades que rompieron la paridad en el momento oportuno.
Más impreciso que lo habitual (es difícil jugar bien en el piso del Mateo Calderón), al Auriazul le costó entrar en ritmo, como si la eliminación a manos de Ferro de Olavarría en el certamen nacional todavía le pesara. Y Santa Rosa pareció olfatear sangre, porque en los primeros minutos presionó, empujo y provocó algunos errores rivales que, sin embargo, lejos estuvo de aprovechar.
Los buenos movimientos de Tomás Rohwain, el empuje de los del fondo y alguna pincelada de Lautaro Moreira ilusionaron a los locales, pero quedaron sólo en eso. Con el correr de los minutos All Boys se fue aclimatando y empezó a hacer daño por las bandas con los mellizos Hernández, Jonathan Fensel y Gutiérrez.
Y a diferencia del Albo, el Auriazul tuvo profundidad, haciendo lucir en un par de oportunidades al arquero Agustín David. En la más clara, el joven golero le tapó con los pies un mano a mano a Gutiérrez luego de una linda pared en velocidad.

A otra cosa.
Cuando se fueron al descanso ya era All Boys el dominador. Había pasado el «duelo» y las ideas comenzaban a aclararse. Y el inicio del complemento fue una confirmación de esa sensación, porque en menos de quince minutos la visita generó al menos tres opciones claras que no terminaron en goles por una buena tapada de David (ante Fensel) y dos malas definiciones de Reina.
Santa Rosa también tuvo la suya, con un control, giro y remate de Rohwain que Braian Roston sacó al córner. Pero el partido ya estaba en manos de All Boys, que imponía su ritmo físico, recuperaba la pelota en campo rival y golpeaba la puerta del arco local por todos lados.
Avisó Gastón Ceccani con un remate que le sacaron en la línea, y a los 24 minutos el recién ingresado Lucero puso a la visita arriba en el marcador: error en la salida de Santa Rosa (entre Rohwain e Ignacio Gauna), recupero alto, centro de Ceccani y ‘peinada’ de Lucero para el 1-0.
El partido se terminó. Santa Rosa ya no tuvo fuerzas para ir en busca del empate y All Boys administró las suyas. A los 35 lo cerró Gutiérrez al aprovechar una jugada fortuita dentro del área rival (Federico Alzamendi pisó involuntariamente la pelota y se la dejó al delantero), pero las cartas ya estaban jugadas.
El equipo de Mauricio Rambur fue acomodándose a un clásico tan incómodo -por el dolor latente de la derrota- como necesario -por la urgencia para salir a flote-, y terminó con una bocanada de aire fresco. El Albo sigue ahogado.

Winifreda superó a Mac Allister
Deportivo Winifreda logró anoche un triunfo clave para sus aspiraciones de clasificar al próximo Torneo Provincial de fútbol, al vencer por 3–0 como local a Deportivo Mac Allister en uno de los adelantos de la octava fecha de la Zona Norte en la Liga Cultural. Luciano Andrada, Agustín Pieraligi y Horacio González marcaron los goles para el Girasolero, que hoy está en zona de clasificación. Mac Allister, en tanto, empieza a enredarse en la lucha por escapar de la zona roja que definirá descenso y promoción.