viernes, 20 septiembre 2019
Inicio Deportes El Elyon levantó la cabeza

El Elyon levantó la cabeza

LIGA CULTURAL: DURA DERROTA DE MAC ALLISTER, QUE QUEDO ULTIMO

Golazos, gambetas, asistencias, amagues… Federico Alvarado y Leandro Sosa se hicieron un festival ayer en la cancha del Deportivo Mac Allister y encabezaron la goleada de El Elyon, que se impuso por 6 a 1 para salir de los últimos lugares y hundir al Depo en el fondo de la tabla.
Por la novena fecha del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, en la Zona Norte, el equipo evangélico fue superior en todo momento y construyó su histórico triunfo con dos goles del Abuelo Sosa, otros dos de Saviolita Alvarado y los restantes de Guillermo Lucero y Juan Saez Dupó.
Valentín Fossaceca descontó para el Depo, que jugó unos minutos con superioridad numérica por la expulsión de Gastón Formiglia (doble amarilla) en la visita, pero que terminó con nueve jugadores por las rojas directas a Fossaceca y Lucas Francia.
Con el triunfo, segundo en el torneo y que cortó una racha de seis derrotas consecutivas, El León tomó un poco de aire en su lucha en el fondo de la tabla al alcanzar los 7 puntos; mientras que el que quedó último con 6 es Mac Allister, que acumula siete reveses en nueve encuentros.

La siembra.
El Elyon salió a la cancha del Deportivo Mac Allister convencido de sus virtudes: presionar alto, meter en toda la cancha, incomodar al rival y llegar con juego directo y desequilibrio individual cuando se recupera la pelota. Los argumentos, muy similares a los que habitualmente manifiesta el Depo, le dieron un doble rédito a los dirigidos por Ernesto Susvielles, porque no solo anularon sino que también expusieron los defectos de los locales, especialmente en defensa.
Con los mediocampistas apretando y los defensores acompañando, El Elyon liberó a los rápidos y habilidosos Sosa y Alvarado, quienes poco a poco fueron encontrando los huecos en la lenta última línea de Mac Allister. Desde los primeros minutos se generó una sensación de peligro en las inmediaciones del área de Ignacio Urreaga, el Depo comenzó a dudar cada vez más y nunca pudo salir de su propio encierro.
La pelota volvía rápido, Alvarado y compañía se tornaban cada vez más incontrolables y crecía la sensación de gol. El grito, merecido, llegó a los 35 minutos: Mac Allister perdió la pelota en ataque, con Yael Ferreyra muy adelantado, y la visita comenzó una contra que entre Saez Dupó, Alvarado y Sosa (gran definición) transformaron en el 1 a 0.

La cosecha.
El gol terminó de convencer a El Elyon de que estaba transitando por el camino correcto. Fue una semilla que la visita empezó a regar, sin cambiar de agua, para terminar cosechando la goleada final.
Mac Allister intentó modificar el rumbo, primero con el cambio de posiciones de Ferreyra y Sebastián Guenchual (más velocidad en defensa y mayor manejo en el medio), y luego con el ingreso de Diego Sereno para buscar más peso en ataque.
El inicio del complemento parecía darle la derecha al técnico Carlos Ruiz, porque por momentos el Depo acorraló a su rival cerca del arco de Pedro Pregno. Pero la visita, en la primera que tuvo, golpeó. A los 7 Alvarado envió un tiro libre medido a la cabeza de Lucero, que entrando por el segundo palo logró el 2 a 0.
Y enseguida llegó el tercero, marcado por Sosa luego de un jugadón de Saviolita Alvarado, quien amontonó defensores contra una línea y habilitó al goleador con un sombrerito de emboquillada sobre el arquero.
El descuento de Fossaceca (definición en el área tras cesión de Ignacio Grasman) y la expulsión de Formiglia por doble amonestación parecieron alimentar las esperanzas de los locales. Pero la visita aguantó, cambió el aire y, tras la expulsión de Fossaceca (plancha a Franco Rodríguez), volvió a la carga a cosechar sus frutos.
Alvarado y Sosa volvieron a encontrarse con espacios a los 32 minutos y una contra hilvanada por ambos terminó con una definición exquisita de Saez Dupó para el 4-1. Dos minutos después, Alvarado tomó a la defensa caminando, corrió hasta el área y tocó con el revés de su derecha para el 5-1.
Mac Allister ya no tuvo reacción. La expulsión de Francia por un patadón a Alvarado y el sexto gol, marcado por el propio Saviolita cabeceando en soledad dentro del área tras un corner, evidenciaron el descontrol y la desazón de los locales.
El Elyon fue todo lo contrario. Terminó corriendo, como en los primeros minutos, y festejando alocadamente en los vestuarios. La victoria, holgada e histórica -está dando sus primeros pasos en la «A»-, le sirvió para levantar la cabeza y convencerse de que puede ir por más.