El Gobierno se hará cargo del sintético

LUEGO DEL FALLIDO INTENTO DE MAC ALLISTER DE INSTALAR UNA CANCHA DE AGUA EN SANTA ISABEL

“La decisión de llevar la cancha a Santa Isabel es para seguir desarrollando el oeste pampeano y trabajando para federalizar el deporte. Y para La Pampa es importante para tener una cancha de buen nivel y que es simbólica para el deporte nacional. Es una manera de seguir fomentando y desarrollando el deporte”, había declarado en su momento el pampeano, Carlos Mac Allister, secretario nacional de Deportes, cuando anunciaba el traslado de la cancha de hockey del Cenard a la localidad pampeana.
La noticia fue recibida con mucha alegría por el centenar de chicas que practican este deporte en Santa Isabel y más porque iban a “jugar” en la misma cancha de césped sintético que comenzó a forjar a “Las Leonas”, el seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped. No era para menos. Sin embargo, con el correr de los días, lo que había sido alegría y felicidad, en un primer momento, se fue convirtiendo en desazón.
La alfombra se desarmó en el Cenard. Cuando estuvo todo listo, el intendente de Santa Isabel, José Luis Rodríguez, y algunos concejales viajaron a Capital Federal para terminar con el trámite del traslado de la cancha de césped sintético.
Así como en un primer momento la noticia había sido recibida con mucha algarabía, lo mismo sucedió cuando llegó el camión con los rollos del sintético a la localidad. Incluso, además de los funcionarios, muchas integrantes del equipo de hockey local fueron a darle la bienvenida a la cancha.
Pero con el correr de los días y mientras la base de cemento, ya lista en el Polideportivo Municipal de Santa Isabel, esperaba por el nuevo verde, todo cambió. La cancha de césped sintético, que había enviado el secretario de Deportes, era de agua y no de arena.
Quizás el funcionario nacional no se percató que Santa Isabel sufre, sobre todo en época estival, la falta de agua, lo que generaría más de un dolor de cabezas si la cancha de césped sintético de agua se instalaba en la localidad. A grandes rasgos, para poder usar la canchas sin problemas se necesitarían unos 40 mil litros de agua en riego.
Aunque el del agua no sería el único gasto que no estaba dentro de los planes de las autoridades locales. El costo de la base que se debía construir, ya que el que estaba listo no se adaptaría a la cancha de agua, rondaría los tres millones de pesos, además de que solo le quedarían unos tres años de vida útil. La cancha de agua, ahora, sería instalada en 25 de Mayo.
Pese a este contratiempo, la localidad de Santa Isabel no se quedará sin su cancha, ya que el gobierno provincial se comprometió a comprar una de césped sintético de arena. Esto fue oficializado en la víspera por el director de Deportes, Ceferino Almudévar, quien informó que el gobernador Carlos Verna decidió adquirir una nueva que se adapta a las condiciones de la zona.

Diferencias.
Para poder instalar la cancha de hockey de agua se tendría que haber construido una base estabilizada con una superficie bien controlada y con una carpeta asfáltica. A esto habría que sumarle las canaletas de drenaje y los zócalos perimetrales además de los conductos para los desagües pluviales, entre otras obras necesarias.
En cambio, con la base actual, que ya está lista, no deberían hacerse muchas modificaciones y el costo de mantenimiento sería mucho menor.
En cuánto a lo deportivo, hay algunas diferencias entre estos tipos de cancha. En el césped sintético de arena, la bocha es veloz y favorece a la maniobralidad; mientras que en la de agua, la base le otorga a la bocha mayor velocidad y precisión en el juego.