El interior y el ascenso frenan la Súper Liga

La creación de la Súper Liga volvería a postergarse por falta de los votos necesarios para cambiar el Estatuto de la AFA, adelantaron ayer representantes de distintos clubes del interior y de las categorías del ascenso que, el martes que viene en el predio de Ezeiza, participarán de una Asamblea para tratar el tema.
“No podemos votar algo que todavía no conocemos en profundidad ni tampoco aprobar nada que vaya por fuera de la comisión normalizadora que anuncia la FIFA”, le explicaron distintos directivos a Télam.
La Súper Liga, impulsada por cuatro de los clubes grandes y sus aliados de Primera División (en contra del sector de clubes chicos, del ascenso y del interior liderados por el titular de Independiente, Hugo Moyano), solo podrá ver la luz si se modifica el estatuto de la AFA.
Para ello, y en la reunión del martes en Ezeiza, los clubes grandes necesitarán al menos 61 votos de un total de 75 asambleístas. “Hoy están muy lejos del número”, explicaron las fuentes. También (y más allá de lo que suceda con los contratos de televisación del fútbol argentino), están lejos en las cifras entre lo que se ofrece y lo que pretenden las categorías de ascenso. La B Nacional quiere dos millones de pesos contra el 1,2 ofrecido; y la B Metro busca 500 mil pesos mensuales contra los 78 mil que cobra en la actualidad.
Por lo pronto, ayer hubo una reunión informativa en la sede de la AFA de Viamonte a la que asistieron representantes de clubes como Racing, Independiente, Olimpo de Bahía Blanca, Temperley, Banfield, Quilmes, Gimnasia y Esgrima La Plata, Patronato de Paraná y Atlético Tucumán, entre otros.
En efecto, la semana que viene se terminará de cerrar la conformación de una Comisión Normalizadora presidida por el actual representante de Boca Juniors y titular del Tribunal de Disciplina, el escribano Fernando Mitjans (de estrecha relación con el presidente de FIFA, Gianni Infantino), e integrada por otros seis directivos de clubes locales elegidos por consenso y con la condición excluyente de que no se presenten como candidatos en la próxima elección de la AFA.
La comisión tendrá plenas facultades y podría avanzar por su cuenta en la creación de la Súper Liga. Si los tiempos no dan para la reestructuración de los campeonatos, el próximo torneo de primera división volvería a tener 30 equipos en dos zonas de 15, se jugaría de agosto a junio de 2017 y descenderían cuatro equipos a la B Nacional, que a su vez entregará dos ascensos.

Compartir