El Xeneize, a semifinales

Boca Juniors pasó anoche la prueba de fuego que tenía como visitante ante Cruzeiro, avanzó a las semifinales de la Copa Libertadores tras empatar 1-1 en Belo Horizonte. De esa manera, el “Xeneize” cerró la serie con un global de 3-1 y se jugará su pase a la final ante Palmeiras.
Un gol de Sassá, a los 13 minutos del complemento, le puso a las serie la pizca de incertidumbre necesaria para mantener la tensión hasta poco antes del pitazo final del uruguayo Andrés Da Cunha.
Es que en tiempo adicionado, cuando el local ya jugaba con diez hombres por una nueva expulsión de Dedé, Cristian Pavón sentenció la serie.
En un estadio Mineirao colmado, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto se plantó con autoridad en el campo de juego, le cortó todos los circuitos al elenco brasileño y apenas sufrió por dos disparos desde afuera del área en el capítulo inicial.
El primero de ellos fue apenas iniciado el partido, a través del uruguayo Giorgian De Arrascaeta, quien volvía después de una lesión muscular, y el restante, por intermedio de Lucas Silva, en la recta final de esa primera etapa. En ambas ocasiones, respondió bien Agustín Rossi.
La polémica de la mitad inicial llegó a los 21 minutos, cuando el colombiano Sebastián Villa fue derribado dentro del área por Egídio y Cunha no solo evitó convalidar el penal (correctamente), sino que tampoco revisó las imágenes de la jugada tras consultar con el VAR.
En tiempo adicionado, Hernán Barcos convirtió, pero Cunha invalidó la acción por una falta de Dedé sobre Rossi, que había rechazado de manera imperfecta.

Los goles.
Boca, que también tuvo sus aproximaciones, se marchó al descanso, merecidamente, con la misma diferencia en el global de 2-0 con la que inició el partido.
El equipo argentino siguió firme en el inicio del complemento y llevó a su rival lejos de su arco. Pero sobre el cuarto de hora su resistencia empezó a flaquear. Primero se salvó de padecer un penal en contra, porque Cunha retrotrajo la decisión que ya había tomado, por una posición ilegal de Barcos en el inicio de la acción que terminó con una falta dentro del área.
Pero a los 13 el Mineirao explotó, cuando Sassá mandó a guardar la primera pelota que encontró huérfana en zona de fuego y estampó el 1-0, dos minutos después de reemplazar a Lucas Silva.
El empuje furioso de Cruzeiro duró lo que demoró Boca en volver a acomodarse. De todos modos, el “Xeneize” ya no volvió a estar tan cómodo como antes, porque le costó mantener la posesión, y en consecuencia, avanzar con claridad hasta Fábio.
El apuro volvió a convertirse en enemigo del local, que se quedó con un hombre menos por una nueva expulsión de Dedé. Un error de Rossi casi le da la chance de forzar los penales, pero el arquero argentino se repuso y rechazó la pelota. También Cruzeiro merodeó el 2-0 con un intento de Edilson que se desvió en Fernando Gago.
A los 48, un error de Léo le permitió a Pavón liquidar la serie y sacar el boleto a semifinales, donde Boca enfrentará a Palmeiras, que el miércoles por la noche logró el pasaje al eliminar a Colo Colo. (IAM Noticias)