“El entrenador me choca fuerte”

La esquiadora argentina Macarena Simari, que ayer ocupó el puesto 47 en los Juegos Olímpicos de Invierno, denunció que el entrenador Matteo Gatti la empujó adrede para perjudicarla. Crece la tensión en la delegación albiceleste.
La tensión existente en la delegación argentina en los Juegos de Sochi tuvo un nuevo capítulo ayer en la prueba del eslalon gigante femenino, con la denuncia de la esquiadora Macarena Simari de que el entrenador de Julietta Quiroga, el italiano Matteo Gatti, la había empujado.
Macarena Simari Birkner terminó en el puesto 39 en el eslalon gigante, con un tiempo de 2 minutos, 47 segundos y 85 centésimas, en una prueba en la que compitieron otras dos argentinas, Salomé Báncora, que terminó en el puesto 47, y Julietta Quiroga, que abandonó en la primera de las dos mangas.
Durante los Juegos Olímpicos, Macarena y Cristian Simari Birkner se quejaron de que su hermana Belén no estuviera en el equipo, quien incluso recurrió al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) para demandar su inclusión.
“Les gané a todas las chicas. Lamentablemente Belén no está, porque Belén es mucho mejor que yo, me saca por manga dos segundos y no está acá”, afirmó ayer Macarena Simari. “Después de la primera manga, como quedé mejor que las otras argentinas, el entrenador, el que es novio de Julietta Quiroga, me pegó en el hospitality y me dijo: “uy perdón”. Se vio que fue a propósito. Son cosas que son muy feas”, explicó la esquiadora.
“No me parece la actitud que ningún entrenador pueda tomar. Por nada. No hay excusas. Lo único que hace es sacarme de mi concentración para la segunda manga, que en realidad era su objetivo. Estoy avergonzada de la federación y de cómo se están manejando las cosas”, añadió Macarena Simari.
“Yo venía con mi té y mis galletitas y se corre un paso y me da, me choca muy fuerte. Se vio que fue queriendo. Le dije: “Matteo los resultados se ven en la pista”. Y me respondió: “también para tu hermana se ven en la pista”. Esas son las cosas que están pasando en estos Juegos. Uno trata de hacer los resultados, ir a la pista y competir. Es vergonzoso lo que pasó y más siendo entrenador de la selección argentina”, indicó la esquiadora.

Giesso.
El jefe de misión de la delegación argentina en Sochi 2014, Mariano Rodríguez Giesso, dijo, por su parte, que se trató de un acto fortuito y que no hubo intencionalidad por parte del entrenador de empujar a la esquiadora.
“Fue un acto fortuito cuando andaban subiendo la comida en la carpa donde están los atletas antes de la competición”, explicó el dirigente de la federación argentina de esquí.
“Lo llamé (Gatti) y me dijo: “cómo voy a empujar a una mujer, fue un toque de espaldas, no la toqué con la mano´”, explicó el federativo.
El dirigente lamentó la tensión que ha existido en estos Juegos entre los hermanos Simari Birkner con una parte del equipo. “Hicieron cosas muy bien en el esquí argentino y podrían tener la grandeza de ayudar a los demás a que tengan su espacio”, dijo Giesso. (NA)