El equipo argentino goleó a Atlas y está en semifinales

El delantero Martín Palermo fue la gran figura de Boca al convertirle tres goles al Atlas en Guadalajara. El equipo xeneize accedió a las semifinales de la Copa Libertadores de América.
Boca Juniors volvió a mostrar todos sus pergaminos en el plano internacional y con una gran actuación venció 3 a 0 a Atlas, en Guadalajara, clasificándose de ese modo a las semifinales de la Copa Libertadores de América.
Martín Palermo, quien fue la gran figura del equipo de Carlos Ischia, marcó los tres goles del partido, todos en la primera etapa.
El encuentro se disputó en el estadio Jalisco, de Guadalajara, ante 60.000 espectadores, con un buen arbitraje del chileno Rubén Selman, quien en el segundo tiempo expulsó al arquero de Atlas Jorge Bava.
Con este triunfo, el defensor del título se convierte nuevamente en el gran candidato a ganar la Copa Libertadores y ahora espera tranquilo su rival en la semifinal, que podría ser San Lorenzo, si hoy supera a Liga, de Quito, en Ecuador.
Sin misterios, producto de un mutuo conocimiento, Atlas y Boca salieron a jugar con los conceptos bien claros. La mayor parte del gasto era del equipo dirigido por Carlos Ischia, debido el empate (2-2) en el cotejo de ida jugado el miércoles pasado en el estadio de Vélez Sársfield.
Un pelotazo de Marioni para Mendivil, en el comienzo del partido derivó en un remate que pasó cerca del palo izquierdo de la valla de Pablo Migliore, en la primera incursión ofensiva de los dirigidos por Miguel Brindisi.
El partido no tuvo marcas personales y los equipos fueron cambiando ataque por ataque. De todos modos, paulatinamente Boca fue sacando a relucir su estirpe "copera", llegaron los goles y se fue al descanso con una ventaja por demás apreciable. Definitiva.
Rodrigo Palacio, muy suelto y movedizo tuvo a mal traer a la defensa local. El "Potro" siempre buscó a su "socio", Martín Palermo, en una jornada brillante.
Y a los 20 minutos la superioridad "xeneize" comenzó a plasmarse: Palermo, con un remate bajo de zurda sorprendió a Jorge Bava; con la pelota metiéndose en el arco como pidiendo permiso.
Con la ventaja siguió mejor el conjunto de Ischia y cada ataque de Boca provocaba un tembladeral en la última línea mexicana. Así, no extrañó que después de una combinación con
Palacio, Palermo definiera con un remate cruzado de derecha para marcar el segundo tanto.
Volvió a la carga Boca y Palermo -en toda su dimensión- anotó la tercera conquista, "picando" la pelota con el botín izquierdo por encima del arquero Bava, para desatar la locura en el puñado de argentinos que presenció el encuentro en el mítico estadio Jalisco.
En lo que restó del período inicial quedó clara la impotencia del Atlas para evitar lo ya era le eliminación del torneo continental. Con fallas en todas sus líneas el conjunto de Brindisi sólo contó con los aportes de Medina, Marioni y Mendivil. Muy poco para este equipo de Ischia.
Con la tranquilidad del 3-0 Boca jugó la segunda etapa buscando ampliar la ventaja de contraataque, mientras que Atlas fue todo nervio, confusión, pero mantuvo un espíritu de lucha hasta el final.
Promediando el segundo tiempo se fue expulsado el arquero Bava por cometer infracción como último recurso y diez contra once, el elenco local hizo lo que pudo. En tanto, el xeneize daba la sensación de encender una luz roja en el fondo local cada vez que el balón pasaba por Riquelme, Palacio, Palermo o cualquier otro.
Boca terminó con lujos y Atlas desnudando aún más su impotencia. (Télam).