El español volvió a destacar la fortaleza de su auto

Con la misma tranquilidad con la que llegó el sábado a Santa Rosa, el español Carlos Sainz se preparó ayer desde muy temprano para largar después de las 8.00 la segunda etapa del Rally Dakar Argentina-Chile entre Santa Rosa y Puerto Madryn.
Sainz, un piloto consagrado en el rally mundial, mostró todo su talento y su experiencia no solamente arriba de su auto, sino también en cómo se manejó en las horas que permaneció en el campamento ubicado en el Parque Don Tomás.
Ayer, antes de partir, Sainz habló pocas palabras. Esbozó una sonrisa cuando debió pasar por los controles para luego esperar la indicación de salida. Desde los primeros metros, su Volkswagen exhibió un ritmo que a simple viste se podía ver que el español estaba dispuesto a imponer su categoría.
Al cabo de la etapa, en la que se dio el gusto de ganar para quedar primero en la clasificación general, Sainz dijo que la etapa había sido más técnica que la primera, y volvió a decir que el escollo más duro fue el polvo.
“Fue una etapa difícil, había que ir con mucho cuidado. En nuestro caso nos acompañó un poco la suerte porque en algunos lugares no se veía absolutamente nada”, expreso a los medios que lo esperaron al final de la etapa.
El corredor agregó: “En un momento dado he chocado contra un motorista, pero espero que no le haya pasado nada.”
Sainz sabe que se vienen etapas que pueden ser más difíciles, por esa razón más allá de su optimismo es cuidadoso con las palabras. “Nosotros estamos firmes, especialmente por la buena máquina que tenemos, pero la carrera recién arrancó y queda mucho por recorrer. No hay que sentirse ganador”.

El mejor argentino.
Si bien el mendocino Orlando Terranova no pudo repetir el rendimiento de la primera etapa, en la que terminó séptimo, el octavo lugar lo mantiene entre los mejores, en la competencia más dura que se disputa a nivel mundial.
Terranova, quien marcha octavo tras la segunda etapa del Rally Dakar Argentina – Chile 2009, manifestó ayer que su auto “viene bien y es importante seguir así”.
“El auto está muy bien. Venimos bien, a un ritmo seguro. Es importante seguir así”, dijo el mendocino quien finalizó ayer en el octavo lugar de la segunda etapa cronometrada que unió Santa Rosa,
La Pampa, y Puerto Madryn, Chubut.
Con respecto a las complicaciones que trajo la segunda jornada de competencia, el piloto que compite con un BMW aseguró que “sí te perdías después de un alambrado ibas como vaca de corral. Había
que encontrar rápidamente el rumbo para no perder tiempo”.
Y agregó: “En un momento nos llevamos un susto grande, porque teníamos que doblar en una L y veníamos a casi 190 kms/h. Tuvimos que pasar muy finito”.
Terranova indicó que el tramo de ayer fue muy difícil, ya que “había mucho polvo y a las motos le pasábamos muy cerca”.
“Sigo esperando llegar a Mendoza, en donde quiero demostrar que a partir de ese tramo puedo mejorar”, enfatizó Terranova.