“En La Pampa no hay actividad”

EL PIQUENSE MARIANO SANCHEZ SE REFIRIO AL PARACAIDISMO PROVINCIAL

El piquense Mariano Sánchez, que hace más de dos décadas que practica el paracaidismo y que acumula cerca de mil saltos, manifestó que no hay actividad en la provincia y que el número de paracaidistas en La Pampa quedó reducido apenas a una docena. Además señaló que la práctica se podría reactivar en un futuro cercano, debido a que un piloto santarroseño trabaja en el reacondicionamiento y la puesta a punta de un avión que fue modificado para practicar los saltos.
“Estoy en el paracaidismo desde octubre de 1995, cuando hice mi primer salto, y luego a la licencia definitiva la obtuve en diciembre del 96. Hace más de 20 años que estoy saltando, y debo tener cerca de mil saltos. En su momento La Pampa tuvo mucho movimiento paracaidístico, sobretodo General Pico que llegó a tener un campeonato nacional y a ser la escuela del país que más alumnos tenía”, dijo.

Accidente milagroso.
Sánchez, que en la actualidad se desempeña como concejal del bloque unipersonal de Pueblo Nuevo en el Concejo Deliberante de General Pico, fue parte de la tripulación que salvó su vida de forma milagrosa, cuando el avión en el que viajaban a bordo, el 24 de octubre de 2010 se estrelló y se prendió fuego a poco de caer, en la localidad de Santa Isabel. El piquense recuerda este hecho como uno de los episodios más traumáticos de su carrera paracaidística, que le demandó cerca de un año en superar.
“El grupo milagrosamente resultó ileso, y fue un accidente bastante traumático porque habíamos quedado atrapados dentro del avión prendido fuego. Un poco se debe al conocimiento que teníamos del avión, porque los paracaidistas siempre practican técnicas de emergencia, salidas de la aeronave, y son cuestiones que se pueden dar. Si les hubiese pasado a personas que no son paracaidistas, quizá el resultado hubiese sido diferente. Después de eso la actividad se frenó un poco, a mi me costó casi un año superarlo en lo psicológico para volver a saltar sin miedo, pero un año después ya estaba otra vez en actividad”, recordó.

Paralización de la práctica.
El piquense contó que a partir de ese episodio, y del fatal accidente aéreo que ocurriera con anterioridad en General Pico a fines de 2005, la actividad quedó paralizada en la provincia, en gran parte, por la falta de un avión apto para realizar los saltos. En el mismo sentido, dijo que sólo quedan en Pico cinco paracaidistas en actividad y otros ocho en Santa Rosa, y que deben viajar a otras provincias para practicar los saltos.
“Saltamos más espaciados porque al no tener club de paracaidismo tenemos que viajar, y es costoso. Cada salto te sale 500 pesos, y haces por lo menos cinco. Además hay que sumarle el traslado. Yo salté en el último festival aéreo que se hizo en Alvear, y el año pasado se hicieron algunas actividades en Santa Rosa con un avión que venía y ofrecía saltos con un instructor, pero hoy en La Pampa no hay absolutamente nada de actividad, y se viaja a Río Tercero, Bahía Blanca, y a la provincia de Buenos Aires”, dijo.

Esperanzas de resurgimiento.
Por último, el paracaidista local contó que la actividad se podría reactivar en lo próximo, por iniciativa de un piloto privado santarroseño (“Quique” Figueroa), que acondiciona una aeronave especial para la actividad.
“En Santa Rosa se está armando un lindo grupo de paracaidismo de casi 8 paracaidistas. Hoy en La Pampa somos cinco de Pico y ocho en Santa Rosa. Hay un particular, que es piloto y paracaidista, en la capital provincial que tiene un avión para paracaidismo y lo está reformando. La reforma es mínima, se le abre la puerta para arriba, y la reforma es técnica en cuanto al plano. Pronto lo va a tener ahí vamos a tener esperanzas de volver a saltar todos los fines de semana en La Pampa”, finalizó.