En busca del regalo de fin de año

Boca Juniors y Tigre jugarán hoy el partido que definirá al campeón del torneo Apertura, sabiendo que al equipo de la ribera hasta perdiendo por un gol de diferencia le alcanzará para quedarse con el título. El partido, que comenzará a las 19.30 (de La Pampa), se jugará en el estadio de Racing, tendrá como árbitro a Sergio Pezzotta y será televisado por TyC Sports, sin codificar.
Boca para ser campeón tiene tres resultados, porque ganando, empatando o perdiendo por un gol de diferencia se quedará con el torneo Apertura. Tigre, por su parte, necesita vencer al equipo “xeneize” por dos goles de diferencia o más, porque cualquier otro resultado lo dejará sin el ansiado y soñado primer título en el fútbol grande de Argentina.
Luego de la victoria que consiguió Boca ante San Lorenzo por 3-1 el clima festivo se apoderó de todos en el conjunto “auriazul”, pero ayer Carlos Ischia le puso los puntos a sus dirigidos. “Todavía no se ganó nada”, les dijo el técnico a sus jugadores, dejando claro que para ser campeón no se puede pasar por alto a Tigre, que por algo se encuentra en esta instancia, a la que llega en peores condiciones que su rival porque perdió ante San Lorenzo 2-1.
Pero también se debe tener en cuenta que Tigre superó en este certamen a Boca en las mismísima Bombonera (3-2) y nadie le puede sacar el sueño a los de Victoria de poder conseguir el resultado que le permitiría ser campeón hoy en la cancha de Racing.
Además, no es un tema menor que Ischia no pueda contar con Juan Román Riquelme, quien ante San Lorenzo tocó muy poco la pelota, participó poco y nada del juego, pero estuvo presente en los tres goles de Boca. Y si en un partido en el que no tiene mucha presencia, Riquelme fue determinante, no hay dudas que ausencia pesará y mucho. Es que Román tiene muchas finales en su lomo, es el que le habla todo el partido al árbitro y el que aparece en los momentos necesarios, una cualidad que no tiene Leandro Gracián, uno de sus posibles reemplazantes (la otra alternativa es Nicolás Gaitán). Tampoco estará por suspensión el colombiano Fabián Vargas, que será reemplazado por Cristian Chávez; mientras que por el lesionado Juan Forlín jugará Facundo Roncaglia.
Por el lado de Tigre ya está todo claro, porque Diego Cagna confirmó todo, con cuatro variantes, de las cuales dos son obligadas, debido a la expulsión del arquero Daniel Islas y a que el volante Diego Castaño llegó a las cinco amarillas, ambos en el encuentro del miércoles pasado ante San Lorenzo. El arquero Luis Ardente reemplazará a Islas, mientras que el volante Jonathan Blanco ingresará por Castaño.
En tanto, Cagna dispuso dos modificaciones tácticas, que serán los ingresos del mediocampista Sebastián Rosano y el delantero Leandro Lázzaro, quienes reemplazarán Sebastián Rusculleda y Lionel Altobelli, respectivamente.
Entonces, está todo listo para la gran final del triangular del torneo Apertura, en el que San Lorenzo ya quedó sin chances, y sólo Boca y Tigre están en condiciones de gritar campeón y pasar una buena Navidad. (Télam)