Entre deportistas y amigos

EX BASQUETBOLISTAS SE REUNIERON PARA RECORDAR OTROS TIEMPOS

Viejas glorias del básquet pampeano se reunieron, como ocurre desde hace tres años, en Eduardo Castex. No faltó la ya tradicional suelta de palomas mensajeras de “Cacho” Dal Bianco para dar inicio al encuentro. Y después la parrilla ubicada sobre la Avenida Independencia los acogió durante más de cinco horas. “Fue una larga sobremesa”, relató el piquense Osvaldo Caridi, quien agregó que ya lo tienen incorporado a la mesa de amigos al parrillero, Luis Sueldo.
Algunos peinan canas y otros ya no peinan nada. Jugaron en la selección de La Pampa en la década del ’60. Pero los unen los lazos amistosos que fueron más allá de la esa vieja rivalidad entre santarroseños y piquenses, y desde aquellos tiempos siempre mantuvieron los contactos, pese a que no existían Internet y las redes sociales.
Ahora están nuevamente sentados en la parrilla castense, y parecen jóvenes que están concentrando para un gran partido que se jugará en los minutos posteriores. Los ojos les brillan, porque la alegría del reencuentro no la pueden ocultar, aún con el esfuerzo para que no los movilice la emoción. Falta la redonda naranja para que se animen a un pase, un tiro al aro o hasta una faja. Claro, ahora los cuerpos no responden como en aquellos años, si hasta les cuesta levantarse para ir a posar para hacer una fotografía “del grupo”. Y rápidamente surgen cargadas, recuerdos y anécdotas que quedaron de aquellas ediciones del “más federal de los campeonatos argentinos”.

Debut frente a la Catedral.
Caridi recordó que en la mesa están los integrantes de los seleccionados de La Pampa que participaron en los campeonatos argentinos de San Juan, Salta, Mendoza y Jujuy. Incluso algunos no integraron selecciones, pero practicaron el deporte. Y ese ya es un motivo para compartir la pasión y la amistad.
En esta oportunidad ya hay más de 35 personas de Santa Rosa, General Pico y Realicó. Superaron los veinte del primer encuentro en 2014, y también los concurrentes del año pasado. “Elegimos Eduardo Castex para los encuentros porque queda equidistante entre Santa Rosa y General Pico”, explica Caridi en Radio Don de Eduardo Castex.
Recordó que en 1964 la Federación Pampeana de Básquet conformó un equipo con jugadores capitalinos y piquenses para jugar el Campeonato Argentino de Salta, y alcanzaron una “histórica” duodécima posición, entre más de veinte equipos. “Allí nos unimos en una amistad que perduró en el tiempo y ahora nos comprometimos que seguiremos con estas reuniones hasta que Dios nos acompañe”, destacó Caridi.
Los pampeanos habitualmente viajaban a los campeonatos nacionales “en colectivos que daban un poco de pena”. Ese año integró el equipo Enrique Bauducco, y su padre era senador nacional. Y consiguió que el equipo viaje en tren. “Fuimos en tren hasta Buenos Aires y de ahí hasta Salta”, recordó.
“El debut fue contra Corrientes en el partido inaugural, con 8 ó 10 mil personas, frente a la Catedral de Salta, donde habían trazado la cancha con tribunas. Estaba muy lindo, pero teníamos un susto bárbaro”, recordó. “Perdimos, y creo que eso nos dio fuerzas, porque después ganamos tres partidos seguidos. Y terminamos con una histórica duodécima posición, que recién se superó en 1988 cuando La Pampa clasificó cuarta”, resaltó.
Reconoce que La Pampa “estaba un escalón más abajo” de las provincias más competitivas, que tenían jugadores de jerarquía a nivel nacional. Y además en esa época no había límites para la tenencia de la pelota, como tampoco existían los triples e incluso podían atacar y después regresar hasta su propio campo, porque no estaba penalizado.

Partidos y amistad “a muerte”.
“En aquella época los encuentros entre General Pico y Santa Rosa eran a muerte, en canchas al aire libre, con pisos de baldosas. Y todavía recuerdo la cancha de Estudiantes de Santa Rosa que era de pavimento, y cuando te caías no te imaginás como quedabas”, dice Caridi.
Esos tiempos de deportistas dieron paso a los de la amistad. “La idea ahora es continuar y hacer convocatorias más amplias porque están abiertas las puertas para todos los que quieran participar”, aclara.
Ahora los encuentros son distintos. Están los más “charlatanes” entre quienes “está el abanderado” que es Luis “Cacho” Dal Bianco, quien hasta hace unos años se desempeñó en La Arena. “También tenemos a Jorge Bragulat, que este año no pudo venir porque vive en Buenos Aires, y sí estuvo el piquense Selel Cavallero, Angel Gutiérrez, Horacio Escudero, Osvaldo “Negro” González y “Pomelo” Molinari, entre otros”, relata Caridi.
“Todos aportan recuerdos. Porque está también Eugenio Cosci, que fue arbitro, periodista y tiene un montón de actividades, y todos nos acordamos de algo de aquellas épocas”, cerró Caridi.
Y ahora seguirán esperando el año próximo, como si fuera una convocatoria para ir a una competencia. Y tendrán las mismas ganas, porque el ejemplo los muestra como campeones del deporte y de la vida. Porque para ser un buen deportista, también se debe ser un buen compañero. Y estos “muchachones” rindieron esa materia.