Ferro sufrió otra dura caída

EL VERDE DE PICO QUEDO CASI SIN POSIBILIDADES DE AVANZA A LA PROXIMA FASE

El Verde piquense perdió como local por 2-0 ante Rivadavia de Lincoln, en el marco de la séptima fecha de la Zona “A” de la Reválida. Carlos López Quinteros en contra y Franco Casimiro marcaron los goles visitantes.
Ferro Carril Oeste de General Pico cayó por 2 a 0 ante Rivadavia de Lincoln en el estadio Coloso del Barrio Talleres de esta ciudad, en el marco de la séptima fecha de la Zona “A” de la Fase Reválida del Torneo Federal “A” de fútbol.
Ninguno de los dos equipos había aproximado peligro a los arcos, cuando la visita se puso en ventaja y lo obligó al Verde a remarla desde atrás, casi desde el comienzo del cotejo. A los 12 minutos la perdió en mitad de cancha por izquierda Bruno Bazán, le quedó a Eduardo López que la cruzó al medio y el “2” de Ferro, Carlos López Quinteros, la quiso rechazar pero la metió en contra de su propio arco, por encima del cuerpo del arquero Juan Rago.
El local respondió con un remate sin peligro de Nicolás Camerlinckx y en pocos minutos ganó el control de la pelota, empezó a desbordar por los costados a su rival e intentó lastimar con centros punzantes, que no fueron fructíferos.
Sobre la media hora de juego, ante la imposibilidad de quebrar el cerrojo defensivo, primero fue Emanuel Morete y luego Camerlinckx, quienes probaron con fuertes disparos rasantes que se fueron desviados.
El once bonaerense se supo replegar contra su área y aunque las veces que pasó al ataque lo hizo con poca gente, inquietó en más de una ocasión con algún centro de riesgo al segundo palo que tuvo que ser mandado al córner.

Dura caída.
En los pasajes iníciales del complemento ambos tuvieron las mismas intenciones que habían mostrado en la primera parte. El Verde, urgido por llegar a la igualdad, manejó el balón, por momentos fue impreciso y volvió a chocar con un equipo bien parado, que ocupó bien los espacios y mantuvo ajustadas las marcas.
Sobre el cuarto de hora, a poco de haber ingresado, Emanuel Hermida mostró su potencia ofensiva al desbordar por derecha y exigir con un centro bajo y violento, al arquero Agustín Starópoli.
Rivadavia no salía del asedio propuesto por el once piquense, que en el minuto siguiente dispuso de un tiro libre de riesgo en la puerta del área bonaerense. Aunque el remate de Morete superó la barrera, fue sencillo para el “uno”. Poco después entró en el local Federico Vasilchik para apostar a jugar el tramo final con dos delanteros de área.
Cuando se jugaban 30 minutos, la visita gestó una buena jugada por la derecha que terminó con un remate potente pero muy recto de José Paradela, que Rago consiguió tapar en dos tiempos. La réplica del local fue inmediata y en pocos segundos Hermida, el más peligroso del local, volvió a desbordar y a mandar una pelota peligrosa que tras un rebote terminó afuera.
Sin muchos más argumentos que la velocidad de Hermida y el constante envío de centros “envenenados”, Ferro siguió chocando con una defensa bien plantada y con un arquero que no mostró falencias.
El visitante tuvo a los 40 minutos una inmejorable chance para asegurar el resultado. Se fue Esteban Ciaccheri con pelota dominada y ante la salida de Rago habilitó a Paradela, que definió con el arquero vencido pero sobre la línea cerró bien López Quinteros para evitar el segundo gol. Sin embargo a los 46 minutos, en una jugada que fue manejada con mucha calma por Ciaccheri, Franco Casimiro de taco, desde el borde del área menor, sentenció la caída del local que quedó casi sin posibilidades de meterse en el lote de los que irán en busca de un ascenso.

Compartir