Festejo de Dumoulin

EL HOLANDES GANO EL GIRO DE ITALIA

El holandés Tom Dumoulin (Sunweb) ganó la edición 100 del Giro de Italia, ayer en la contrarreloj final de Milán, arrebatando la malla rosa al colombiano Nairo Quintana (Movistar) por 31 segundos.
La crono final de 29 kilómetros fue ganada por el también holandés Jos van Emden (Lotto NL).
Quintana afrontaba como líder la última etapa, pero con escaso margen sobre sus principales perseguidores, especialmente con Dumoulin, el mejor contrarrelojista de todos ellos, que estaba a 53 segundos del colombiano.
Pronto se vio que iba a ser misión imposible para el líder del Movistar cuando en el primer paso intermedio, a 20 kilómetros para meta, Dumoulin le había recortado ya 31 segundos. Quintana mejoró en la segunda parte de carrera, pero acabó cediendo 1m24s respecto a Dumoulin (y 1m39s respecto al ganador de etapa), por lo que el sueño de repetir el triunfo en el Giro de 2014 se esfumó para el colombiano, así como su objetivo de ganar esta temporada Giro y Tour de Francia.
Dumoulin vio por televisión la llegada de Quintana y saltó de alegría en cuanto se confirmó su victoria. “Es una locura, no sé qué decir”, fue lo primero que acertó a declarar el holandés.
“¡Es un sueño! Cuando crucé la meta, todo le mundo me decía que había ganado, pero casi me vuelvo loco aquí sentado”, señaló después sobre el apretado final.
El colombiano, al menos, pudo conservar por solo nueve segundos el segundo puesto del podio, delante del italiano Vincenzo Nibali.
Fuera del podio quedó finalmente el francés Thibaut Pinot, el cuarto hombre que comenzó la jornada con la ilusión de ganar la carrera, ya que Quintana, Nibali, Dumoulin y el francés estaban en un pañuelo de menos de un minuto antes del desenlace final.