Fue ovacionado de pie

EMANUEL GINOBILI PENSARA SU FUTURO

En el partido del pasado lunes en el que Golden State superó a San Antonio Spurs 129 a 115 en el cuarto encuentro de la final de la Conferencia Oeste de la NBA, Emanuel Ginóbili fue ovacionó por sus simpatizantes, una clara muestra de lo que despierta el jugador argentino.
Cuando restaba más de dos minutos para el final, el técnico de los Spurs, Gregg Popovich, mandó al banco a Ginóbili, y en este momento los hinchas y sus compañeros de equipo se pararon para aplaudirlo. Manu se sentó y, luego de unos minutos, alzó el brazo en señal de gratitud.
En un momento, Popovich le hizo señas a Ginóbili para que volviera a entrar, sin embargo el bahiense no quiso. Sus hinchas lo aclamaron como si fuera una despedida, aunque Ginóbili se tomará unos días para decir su futuro.
En tanto que el padre de Emanuel, Jorge Ginóbili, indicó que su hijo “escucha pero él es quien toma la decisión final” y opinó que si fuera por él “quisiera verlo jugar para toda la vida”.
“Nosotros pesábamos que dejaba el año pasado y dijo que seguía un año más. Me pareció muy bien en en ese entonces porque se sentía en condiciones. Tengo mis dudas sobre qué va a hacer ahora. El siempre dice que va a esperar hasta tal fecha y después ve qué hace. Debemos esperar esas dos o tres semanas que quiere”, confesó Jorge en una entrevista difundida por el diario “La Nueva” de Bahía Blanca.
Su entrenador, Gregg Poppovich, anticipó que respetará la decisión del astro aunque anticipó que hará todo lo que esté a su alcance para que continúe jugando. Ginóbili, que el 28 de julio cumplirá 40 años, disputó 992 juegos con San Antonio, marcó 13.467 puntos, dio 3.838 asistencias y robó 1.349 pelotas.