“Fuimos un equipo más agresivo”

RUSSO, DE OLIVERA Y SOSA COINCIDIERON EN EL CAMBIO POSITIVO DE BELGRANO

El Tricolor recuperó la sonrisa. Después de seis partidos sin victorias en el Torneo Federal “A” de fútbol, Belgrano le ganó el domingo a Alianza de Cutral Có por 2-0 y no sólo cortó la mala racha, sino que se posicionó en un lugar expectante en la Zona 1, al ubicarse a cuatro puntos del líder Independiente de Neuquén.
Los neuquinos llegaban al Nuevo Rancho Grande en medio de una crisis y con apenas dos unidades, pero la tarea para Belgrano, por sus propios fantasmas, no se presentaba como fácil de solucionar. Sin embargo, los dirigidos por Patricio Mac Allister profundizaron el cambio positivo que ya habían evidenciado en el duelo entre semana ante la CAI (0-0), dominaron de principio a fin a su rival y terminaron ganando con tantos de Javier De Olivera y Matías Sosa.
Tras el partido, los autores de los goles y la figura de la cancha, Alejandro Russo, coincidieron en que el cambio de actitud fue fundamental para volver a la senda del triunfo, y aseguraron que por este camino pueden darle pelea a cualquiera.
“Hicimos un buen partido; nos quedamos sin energías al final por la seguidilla de la semana, pero lo ganamos bien y eso es lo más importante”, comentó Russo a LA CHUECA. “Erramos mucho, pero lo bueno es que creamos varias chances”, agregó el volante central, que se complementó de la mejor manera con Luis Guiñazú, logrando el equilibrio que el equipo necesitaba en el mediocampo.
“Tuvimos un cambio. Fuimos un equipo más agresivo, apretamos más arriba, presionamos. Esta es la actitud que necesitábamos; este es el camino”, manifestó Russo, que recuperó su nivel luego de varios partidos sin actividad por el esguince de tobillo que había sufrido en Mar del Plata ante Alvarado, justamente el último que había ganado el Tricolor.
“Era el partido para levantar, lo sabíamos. Creo que si mantenemos este juego tenemos que dar pelea hasta el final”, cerró.

Otro chip.
Uno de los que más feliz se mostró tras la victoria fue Javier De Olivera, el marcador central que con su gol cortó la racha de 611 minutos sin conquistas. “La cortamos, por fin”, se alegró el que tomó la capitanía ante la ausencia del lesionado Agustín Vistarop.
“El grupo estaba golpeado y había que cambiar el chip. Se cambió algo ante la CAI, pero no habíamos podido ganar; ahora se ganó y bien”, agregó el misionero. “Nos faltaba confianza -continuó-, pero gracias al trabajo del cuerpo técnico nuca bajamos los brazos y logramos levantar”.
Además, al referirse a la victoria por dos goles, De Olivera señaló que por el rendimiento el resultado podría haber sido más amplio, y destacó la intensidad de los suyos durante todo el encuentro. “No bajamos el ritmo en ningún momento; por momentos se cruzaron los fantasmas cuando no lo podíamos definir, pero al final lo cerramos tranquilos y un gol más le hubiera venido bien al resultado”, analizó.
Finalmente, el central dijo que de aquí en adelante buscarán mantener esta actitud. “Esa es la idea; ser un equipo agresivo, intenso, que no baja los brazos. Lo habíamos hablado y dependía de nosotros. Llegó el triunfo y además no nos convirtieron goles; tenemos que seguir así”, concluyó.

Más juego.
El otro goleador de la tarde en Villa Alonso fue Matías Sosa, quien logró el 2-0 para cerrar un partido que lo tuvo como protagonista principal en esa presión e intensidad que todo Belgrano destacó. “Se dio todo junto; convertir un gol y poder sumar de a tres. Es una buena oportunidad para agarrar confianza y levantar a partir de ahora”, comentó Sosa.
“Ganamos bien; intentamos hacer un primer tiempo como contra la CAI, y aunque nos fuimos cayendo un poco, terminamos ordenados. Con el gol se abrió un poco el partido, pudimos jugar más y definirlo al final”, analizó el volante surgido en Mac Allister.
Finalmente, valoró que más allá de la intensidad en toda la cancha, en este partido pudieron volver a hacer un juego colectivo interesante. “Contra la CAI habíamos levantado en la actitud y en las ganas, nos faltaba esa cuota de juego que tuvimos en este partido. Además se abrió el arco y eso es lo importante; esperemos seguir así”, cerró.

El clásico se juega mañana
El clásico de la sexta fecha del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, entre All Boys y Belgrano, se adelantará para mañana, debido a que el Tricolor debe viajar el domingo a para enfrentar a Cipolletti por una nueva jornada del Torneo Federal “A”. El partido se jugará a partir de las 14 (16 los juveniles) en el estadio Dr. Ramón Turnes. El Auriazul suma 11 puntos y viene de igualar sin goles ante Winifreda; mientras que el Tricolor tiene 7 tras golear a Cochicó de Victorica por 6-1. El puntero es Unión de Miguel Riglos, con 12 unidades.

Festejo íntimo
“La banda volvió al triunfo!!! Se cortó la sequía… Vamos Trico!!!”, publicó el mediocampista Matías Sosa en su cuenta de Facebook, acompañado por una foto de todo el equipo festejando en el vestuario luego del 2-0 a Alianza. Así como los goles y las victorias, en Belgrano también regresaron las “selfies” ganadoras.