“Ganar en Córdoba fue increíble”

LUIS MARIA ARCELUZ, TRAS HACER HISTORIA EN EL RALLY DE CORDOBA

El piloto Arceluz, oriundo de Macachín, aseguró que se enteró de que había ganado la general del Rally de Argentina 2017 después de finalizar la última etapa, cuando se dirigía al parque cerrado. “Ganar en Córdoba y a los cordobeses fue algo increíble”, enfatizó Arceluz.
El macachinense Luis María Arceluz (46 años) logró el pasado sábado una victoria histórica al imponerse en la clasificación general del 37 Rally de Argentina 2017, disputado en Córdoba y que fue válido por el Campeonato Mundial de la especialidad.
Arceluz, que tuvo como navegante al cordobés Ezequiel Queralt, sorprendió a propios y extraños al imponerse en una carrera que tenía como principales candidatos a Federico Villagra, Luciano Preto y Augusto D’Agostini, entre otros.
El piloto pampeano conquistó además la segunda victoria en la clase RCN2 y se afianzó como líder del certamen nacional, con un auto que tiene la preparación de Miguel Quatrocchio, cuyo taller está ubicado en la ciudad de Azul.
Arceluz llegó al suelo cordobés buscando la victoria en su categoría que se le había negado en el Rally de Argentina 2015 cuando liderando debió desertar restando sólo tres kilómetros para la bandera a cuadros.
“Todavía no puedo creer que haya logrado este triunfo, no termino de caer”, dijo ayer Arceluz, en diálogo con LA CHUECA.
-Antes de largar dijiste que no había que cometer errores para ganar.
-Claro, porque en este rally, al ser por una fecha del Mundial, las etapas son muy difíciles y un error significa quedar afuera. Todos coinciden que la fecha que se disputa en Córdoba es una de las más complicadas del mundo, por los caminos. Además, ganar en Córdoba y a los cordobeses fue increíble porque ellos corren con los ojos cerrados. Superar a los pilotos que compitieron con un auto de maxi rally también sorprende.
-¿Cómo fuiste construyendo la victoria?
-Siempre nos mantuvimos entre los de adelante, pese a que en el segundo tramo del primer día de competencia perdí un minuto cuando se rompió el intercooler. En ningún momento perdimos la concentración.
-¿Cuándo te diste cuenta que podías ganar?
-A medida que fueron pasando las etapas sabía que estaba peleando los primeros lugares, y que tenía chances de ganar en mi categoría. Pero nunca imaginé que podía ganar la general. Inclusive cuando estábamos por largar la última etapa nos sorprendió al ver un helicóptero que nos seguía permanentemente. Nos enteramos con Queralt de que habíamos triunfado cuando tras concluir la carrera nos dirigimos al parque cerrado. Todos nos saludaban y el equipo estaba festejando.
-¿Qué sentiste en ese momento?
-Ganar fue muy emocionante y una enorme satisfacción personal. Todavía no puedo creer que haya logrado este triunfo, no termino de caer. Como dije más de una vez, ganar en Córdoba fue increíble. Es un orgullo poder triunfar en la general con un auto que
-¿Cuál fue la etapa que más disfrutaste?
-La última etapa fue la más divertida. En una recta, a 200 kilómetros, nos hacíamos chistes con Queralt. Esto significa que largamos el último especial sin ninguna presión, con el único objetivo de defender el primer puesto en la categoría.
-¿El auto en qué condiciones quedó?
-El auto quedó entero, en perfecto estado. Ahora el equipo lo desarmara completó pensando en la próxima fecha a realizarse en Cutral Co.
-¿Cuáles son los proyectos de ahora en adelante?
-Voy a seguir disputando el Campeonato Argentino, quiero completar el calendario. Defender el primer puesto en la categoría.

El navegante.
Arceluz destacó la tarea del navegante Ezequiel Queralt, quien ocupó la butaca que pertenece al pampeano Santiago Abdo, que no pudo correr en Córdoba por cuestiones personales. “Es un hombre de suma experiencia en competencias en suelo cordobés. Para Luciano fue su victoria número 124, que refleja lo exitoso que es como navegante”.