“Gané todo, pero no me la creo”

El entrenador aseguró que en el certamen local su equipo brilló más que en el pampeano. Dijo que es “un laburador del fútbol” y que debe mantener los pies sobre la tierra. Destacó el campeonato conseguido con el Sub 18 del Verde.
Edgardo Leguizamón fue en esta temporada el entrenador de fútbol más exitoso de La Pampa. Con Ferro de Alvear, el mejor equipo del año, el popular “Tuco” logró el título de la Liga Pampeana (fue el tercero consecutivo para el Verde y el segundo con Leguizamón como DT) y el Torneo Provincial (el primero para el club); además del Provincial con la categoría Sub 18, lo que muestra que el trabajo general fue muy bueno.
“La temporada fue más que satisfactoria en todo sentido”, explicó el director técnico piquense, que en 2002 ya había llegado a lo más alto de La Pampa al obtener el Provincial con su querido Pico FBC. Y enseguida aseguró que en los dos torneos de mayores que ganaron este año, Ferro lo logró con merecimiento. “Al campeonato local y al Provincial los ganamos más que bien. En el Provincial creo que fuimos superiores en todos los partidos, quizás un poco mezquinos, pero Ferro es un equipo que sabe lo que hace y cumplió en los partidos claves”, agregó Leguizamón.
– ¿Al decir mezquino significa que te gustó más el equipo en el torneo local?
– Fueron diferentes en algunas cosas. Lo que pasa es que en el Provincial fue un equipo práctico, que llegó con la necesidad de ganar un Provincial sí o sí, y con la presión de saber que quedaríamos en la historia por ser los primeros en ganarlo, como finalmente ocurrió. Y en las mismas finales (contra Belgrano), no fue arrollador pero sí muy práctico.
– El local tuvo el plus de haber superado en las finales a Alvear FBC. ¿Eso le da un mayor valor al logro?
– Se ganó bien. Nos costó el Apertura, pero mejoramos en el Clausura, ganamos nueve partidos consecutivos y en la final, que fue apretada, creo que fuimos superiores. Era la tercera final consecutiva ante el clásico rival, y no era fácil por la presión que significaba tratar de ganarle por tercer año seguido. Toda la gente estaba pendiente de ese partido y por saber si Alvear FBC podía cambiar la historia. Por eso dije en su momento que la final del Provincial hubiera sido más difícil si tocaba Alvear FBC en lugar de Belgrano; no porque Belgrano sea menos equipo, sino por la presión que hubiera habido si se jugaba otro clásico.
– ¿Cuáles fueron los puntos más altos de Ferro en el año?
– Si mirás la campaña, fue el equipo menos goleado y el más goleador, y ahí tenés a los dos jugadores que fueron los puntales del equipo; el arquero Gustavo Caminos y Sebastián Merlo (el goleador). Creo que el salto de calidad lo dieron ellos dos, que son jugadores de otra categoría. Y después tuve un muy buen plantel, con experiencia y juventud.
– ¿Qué significado tuvo el haber ganado el Sub 18?
– Fue espectacular, porque lo ganamos ante un grande de la categoría como All Boys, y ante un técnico ganador como “Patilla” (Héctor Kruber). Como técnico, uno tiene como los mayores referentes a los que más ganan, y “Patilla” es uno de ellos. Además, este es el primer año que agarré para coordinar un club en general, y llevarlo a ganar la final de juveniles cuando hace unos años te goleaban, realmente me puso muy feliz. Por eso, en lo personal en esta ocasión estoy más contento que en 2002 cuando salí campeón provincial con Pico FBC, y eso se debe más que nada a los chicos. Porque fijate que yo soy hincha y le debo muchas cosas a Pico FBC, pero lo logrado ahora con Ferro fue bárbaro.

Laburador.
Por otra parte, Leguizamón se refirió a su desempeño como DT, se definió como “un laburador”, dijo que lo principal es mantener la humildad cuando se gana todo como esta vez, y que nota una mejoría en su trabajo con el correr de los años.
“Uno mejora día a día. Por ejemplo, antes yo era muy amigo de los jugadores, y ahora no. recién tengo 40 años, pero uno se va profesionalizando y tomando las mejores cosas para crecer. Además, dirigir a jugadores importantes te lleva a mejorar. Y también con los años uno empieza a entender el juego, a darse cuenta de que se trata de un resultado deportivo, y a que el futbolista y el técnico deben acostumbrarse a que se puede ganar o perder, que es un deporte.
– Ferro es el mejor equipo de La Pampa. ¿Vos te sentís como el mejor entrenador?
– Me siento un tipo muy laburador, que respeta a la profesión y a los colegas. A muchos técnicos con mucha historia no les ha tocado ganar lo que he ganado yo, y por eso digo que soy un privilegiado y que me han dado mucho desde arriba, aunque lo acompaño con mucho trabajo. Pero acá en fútbol se olvida todo día a día, porque seguís dependiendo de los resultados. Gané todo, es cierto, pero no me la creo. Hoy el mejor es Ferro de Alvear y yo también quizás lo sea, pero mañana podemos no serlo y por eso hay que seguir teniendo los pies sobre la tierra y manejándose con humildad.