Gimnasia evalúa llamar a concurso de acreedores

COMPLICADA SITUACION ECONOMICA

La nueva dirigencia de Gimnasia y Esgrima de La Plata evalúa llamar a un concurso de acreedores, acorralado por un cúmulo de deudas exigibles en el corto plazo cuyo monto asciende a 56 millones de pesos y que treparía a los 100 millones si a esta suma se le añaden fallos judiciales por casos puntuales.
Los 18 millones de pesos que Gimnasia debe pagar de manera inminente al ex jugador del club Gastón Sessa, dejarían a la institución al borde de la insolvencia, de acuerdo a lo que marcó el flamante presidente, Gabriel Pellegrino.
Los juicios a los que se hace referencia son los del ex jugador Gastón Sessa, Issa-Simón (caso Guglielminpietro), el club All Boys de Santa Rosa (por el caso Roberto Sosa) y el entrenador Angel Cappa y su grupo de colaboradores.
“Si Sessa no accede a un acuerdo extrajudicial, evaluamos fuertemente concursar el Club, porque no podemos hacer frente a esa erogación”, remarcó Pellegrino.
De acuerdo a lo que trascendió, el llamado a concurso de acreedores podría cristalizarse en el lapso de los próximos 30 días.
De confirmarse esta decisión institucional, sería la primera vez en la historia que Gimnasia utilizaría esta herramienta jurídica con el propósito de ordenar los pagos a sus acreedores ante la insolvencia para hacer frente a las obligaciones económicas.
El “Tripero” se encuentra en una delicada situación económico-financiera y las infructuosas gestiones para lograr un acuerdo con Sessa, propiciaron este escenario de posible llamado a convocatoria de acreedores en el seno de la actual conducción.

Derechos embargados.
Los representantes de Sessa trabaron un embargo sobre los derechos de TV (sea cual fuere la empresa pagadora de los mismos desde 2017) por lo que la CD de Gimnasia marcó que se encuentran ante un cuello de botella que los dejaría sin margen de acción.
Al margen del juicio de Sessa con sentencia firme (18 millones de pesos), Gimnasia debe asumir deudas por 14 millones de pesos con la AFA, ocho millones con la AFIP -que ayer realizó un allanamiento en la sede social-, 8 millones de pesos con Cappa y sus colaboradores y aún está litigando en la justicia con Issa-Simón que reclaman 6 millones de dólares. Y con All Boys de Santa Rosa, con quien dirime en la Justicia si el pago que le adeuda por la transferencia de Roberto Sosa debe hacerlo en dólares o pesos (son 700 mil), aunque en este caso la Suprema Corte de Justicia ya determinó que el Auriazul debería cobrar en dólares, incluso hace dos años Gladys Mabel Cardoni, jueza a cargo del Juzgado Civil y Comercial 4 de la capital bonaerense, libró contra la institución platense un embargo por un monto superior a los cuatro millones de pesos.