Gimnasia sorprendió a Boca

COPA ARGENTINA: SOBRE LA HORA, EL LOBO SE QUEDO CON EL TRIUNFO

Boca Juniors se despidió tempranamente de la Copa Argentina al ser derrotado anoche por Gimnasia y Esgrima La Plata por 1 a 0, en un partido que tuvo como escenario el estadio “Mario Alberto Kempes” de Córdoba.
El venezolano Jan Carlos Hurtado, a los 44 minutos del segundo tiempo, marcó el gol que le dio la victoria al “Lobo”.
En la siguiente instancia, Gimnasia se medirá con Central Córdoba de Santiago del Estero.
Boca, mientras tanto, se abocará al partido del próximo fin de semana ante Colón, y al partido ante Cruzeiro de Brasil por los cuartos de final de la Copa Libertadores.
El partido ofreció primeros minutos de intensa dinámica. Gimnasia apostó a la presión extendida y a la búsqueda por las bandas, con el juvenil Gómez como principal arma. Boca, en tanto, inyectaba una gran cantidad de hombres en ataque en velocidad apenas recuperaba el balón.
El Xeneize, a pesar de la salida por lesión de Darío Benedetto (lo reemplazó Carlos Tevez), con el avance del primer tiempo fue apoderándose del dominio territorial, pero con escasa profundidad y enjundia. El Lobo, en tanto, mantuvo la pose agazapada, con apetito de contragolpe. Los platenses, más directos, pudieron haber abierto el marcador, en la falta de Izquierdoz a Guevgueozian en el borde del área (¿no era último recurso?) y en la entrada de Silva que se topó con el cruce de un defensor.
El encuentro continuó con la misma tónica en la segunda parte. Gimnasia, cerrado, intentó con alguna pelota cruzada o un sprint. Y al conjunto de Barros Schelotto le siguió costando encontrar los caminos para lastimar. A los 12, Mauro Zárate mostró una carta poco explorada: la acción individual. Gambeteó desde la derecha hacia el centro y probó con un remate que pasó cerca del palo de Alexis Martín Arias.
Sin cambio de ritmo y con rebeldía discontinua el Xeneize; con menos empuje Gimnasia, el partido entró en un bache, se hizo más ordinario. Y las dudas afloraron en las dos escuadras. Guillermo apostó por un cambio curioso: Nandez ingresó por Zárate para acompañar a Barrios en la marca y liberar a Pérez y a Cardona de las funciones defensivas. Pero, al mismo tiempo, cerró la cancha.
En ese contexto, la acción mejor elaborada de Boca partió de un córner: a los 41, Cardona lo jugó corto, el balón derivó en Buffarini en la puerta del área y el lateral ensayó un remate que generó zozobra en el banco de Pedro Troglio.
Pero Gimnasia metió una contra letal: a los 44 de la segunda parte, trepó por la banda izquierda y encontró por el centro al ecuatoriano Hurtado, quien firmó el golpe.