Gorosito y un nuevo desafío

El nuevo entrenador del elenco de Núñez tendrá el difícil compromiso de hacer que sus jugadores levanten el nivel demostrado durante el cierre del último año, donde finalizaron en la última ubicación.
El nuevo entrenador de River Plate, Néstor Gorosito, comenzará su ciclo hoy cuando el plantel vuelva al trabajo en el estadio Monumental, con la premisa de dejar atrás la peor campaña en la historia del club.
El ex entrenador de Argentinos Juniors se presentará ante sus nuevos dirigidos, quienes hoy se someterán a los estudios de rutina después de terminar sus vacaciones y posteriormente mantendrá su primer contacto con la prensa con el buzo de técnico “millonario”.
Gorosito llega a la entidad de Núñez, que lo vio nacer como futbolista, después de un buen trabajo en el equipo de La Paternal y tiene la dura misión de levantarle la moral a un plantel golpeado por el mal segundo semestre de 2008.
La llegada de “Pipo” Gorosito se da en el último año de mandato de José María Aguilar, quien realizó una apuesta fuerte al contratarlo, imponiendo su gusto y oponiéndose al de muchos dirigentes que pretendían otro proyecto futbolístico.
El máximo dirigente de la institución de Núñez encontró en Gorosito un técnico trabajador, que se formó en el club, conoce los pasillos del Monumental y que encaja a la perfección con su política de austeridad para los últimos meses de gestión, acatando, además, marginar al caudillo Eduardo Tuzzio. Por más austero que pretenda ser el panorama, el actual
plantel de River, devaluado por sus antecedentes inmediatos, necesita nombres que eleven su nivel futbolístico y en esa búsqueda se encuentran los directivos, quienes tratarán de
complacer al sucesor de Diego Simeone.
El que más chances tiene de llegar al conjunto “millonario” es el defensor colombiano Humberto Mendoza, actual zaguero de Nacional de Medellín, relegando mayores anhelos como el uruguayo Diego Lugano, quien percibe actualmente cifras imposibles de pagar
para cualquier club del fútbol argentino.
La incorporación a préstamo de Cristian Fabbiani es complicada y por estas horas es más el interés del delantero -en conflicto con Newell’s por falta de pago que viene de la gestión de Eduardo López- por llegar a River que las ganas del club por tenerlo.
En tanto, todos en el club ven con bien la llegada de Pablo Guiñazú, aunque el Inter de Porto Alegre (Brasil) pretende venderlo y no cederlo a préstamo, como aspira River. Además, en las próximas horas, Boca realizaría gestiones por el volante.
Los dirigentes le comunicaron a Gorosito que están buscando refuerzos pero para sumar nuevos jugadores primero tendrán que vender a alguno de los actuales integrantes del equipo.
En este momento quien más posibilidades tiene de emigrar es el colombiano Radamel Falcao, pero como las ofertas que están dando vuelta no son del fútbol europeo el delantero prefería quedarse en el club.
Por otra parte, todavía nadie se anima a descartar el regreso de Ariel Ortega y continuarán los intentos por acelerar su regreso, pero no están dispuestos en Núñez a manejar las cifras
que pretenden los mendocinos de Independiente Rivadavia por seis meses de diferencia en el contrato.
Aunque en un principio la idea de los dirigentes era realizar la pretemporada, de cara al primer semestre de 2009, sin salir de Buenos Aires, el plantel “millonario” llegará el 8 de enero a Mendoza y se quedará hasta el 23. La Quinta de Abate es el lugar elegido para que Gorosito comience a formar el nuevo River. (Télam)