Guillermo Vilas cumple 65 años

CONSIDERADO EL MEJOR TENISTA ARGENTINO

Guillermo Vilas, considerado en forma unánime como el mejor tenista argentino de todos los tiempos con una colección de 62 títulos, entre ellos cuatro de Grand Slam, cumple hoy 65 años y lo celebrará lejos, en Montecarlo, donde reside con su esposa, la tailandesa Phiangphathu Khumueang, y sus cuatro hijos, el último de apenas cuatro meses y medio.
Vilas llegó al mundo un 17 de agosto de 1952 en la Capital Federal, pero a los pocos días sus padres, Maruxa y Roque, se mudaron con él a Mar del Plata, a la casa de la avenida Colón que ocupó durante su infancia y adolescencia, hasta que salió a recorrer el mundo con una raqueta en la mano.
El “zurdo” de la vincha deslumbró en el circuito con la conquista de cuatro torneos grandes, Roland Garros, el US Open en 1977, más el de Australia en 1978 y 1979. También popularizó un golpe, la “Gran Willy”, que patentó para siempre y consiste en impactar la pelota por entre las piernas y de espaldas a la red.
Vilas no fue reconocido jamás por la ATP como un número uno del mundo, a pesar de que en 1977 tuvo un año formidable en el que batió todos los récords, al conseguir 130 victorias en la temporada (ganó 57 partidos seguidos en polvo de ladrillo) y adueñarse de 16 títulos.
En la actualidad, Vilas disfruta de la familia que formó con Khumueang, con quien tuvo a sus hijos Andanin, de 13 años y heredera de su pasión de tenista, más otras dos nenas, Intila y Lalindao, y el pequeño Guillermo, nacido el 3 de abril pasado.
El ex notable tenista tomó la decisión a principios de 2017 de radicarse en Montecarlo, un lugar que le sienta bien puesto que ganó el torneo del Principado en dos ocasiones, en 1976 y 1982. (Télam)