Inicio Deportes Hernández fue superior

Hernández fue superior

EL PILOTO DE TRENEL VOLVIO A GANAR EN EL ZONAL 2000

El trenelense Matías Hernández, a bordo de un Fiat Uno, se impuso ayer en la final del Zonal 2000, válida por la segunda fecha puntable del campeonato 2019, que tuvo como escenario el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
El espectáculo deportivo, que fue fiscalizado por la Federación Pampeana de Automovilismo Deportivo (Fepad), incluyó la presentación de la Fórmula Renault Pampeana, el Promocional Centro pampeano y la bonaerense TPS.
Hernández, el actual subcampeón, conquistó la segunda victoria consecutiva, y se afianza como líder del torneo, en una temporada en la que nuevamente la categoría exhibe un importante parque de autos.
En la primera serie, la victoria fue de Hernández, escoltado por Enrique Abbate (Fiat Palio) y el santarroseño Héctor «Negro» Lotto (VW Gol); mientras que en la segunda batería, Marco García resultó el vencedor, delante de Cristian Gariglio y el bahiense Mauro Gorjon.
En la final, Hernández se quedó con el triunfo de punta a punta, estableciendo un tiempo de 26 minutos, 55 segundos y 525 milésimas para completar las 16 vueltas al trazado de 3.429 metros de extensión, a un promedio de 122,245 kilómetros por hora. Segundo arribó Marco «Paco» García, a 3s920, y tercero, Gonzalo Rodríguez Heim, a 4s486. En este puesto había llegado Gorjon, que después fue reclasificado tras ser sancionado con cinco segundos «por maniobra peligrosa».
Los diez primeros lugares se completaron con Matías Becher, a 5s470, Cristian Becher, a 9s187, Gorjon, a 9s455, Albano Doroni, a 10s184, Mariano Acebal, a 10s432, Javier Motta, a 13s192, y Adrián Alcala, a 14s578. Luego arribaron Cristian Cortese, Elian García y Sergio Periga.
A poco de ponerse en marcha la final, Hernández tomó distancia del pelotón. El joven piloto compitió sin fisuras, sacando el máximo provecho de su Fiat. Más de una vez ingresó el auto de seguridad, y en cada relanzamiento no perdonó a la hora de acelerar.
La lucha fue por los demás escalones del podio, sin tregua y con pasajes emocionantes. En las primeras vueltas, García fue segundo delante de Gariglio y Lotto, quien después se retrasó por un toque.
Gariglio fue otro que se retrasó, y no se pudo recuperar como lo hizo Lotto, que esta vez la caja de cambios le jugó una mala pasada y lo privó de subir al podio.
«Estoy más que contento por ganar otra vez. Fue una linda carrera, no me descuidé en ningún momento y lo mostré en el ritmo que hice desde el comienzo», dijo Hernández a poco de arribar al parque cerrado.
Hernández volvió a asegurar que fue un acierto haber comprado el Fiat Uno, y no dudó en afirmar que su rendimiento se debe a todo el trabajo que realiza su equipo en el taller. «Acá no queda otra que trabajar mucho para poder andar adelante».