Independiente bajó a Racing

LIGA PAMPEANA: EL ROJO GANO EN CASTEX Y ES EL UNICO ESCOLTA

El elenco piquense se impuso por 2-0 ante el Albo, que de esa manera perdió la punta del Apertura del fútbol norteño. Los hermanos Bertino marcaron los goles para Independiente, que está a dos puntos del líder Alvear FBC.
Sportivo Independiente derrotó 2 a 0 a Racing Club en el estadio La Fortaleza alba de Eduardo Castex y se convirtió en único escolta de Alvear FBC en el torneo Apertura de la Liga Pampeana de Fútbol. Los goles rojos fueron marcados por los hermanos Franco y Federico Bertino. El árbitro Jorge Mendoza expulsó al delantero albo Brian Caser por doble amonestación, y también a dos colaboradores racinguistas.
El partido fue mediocre y la clave fue una nueva equivocación del arquero local Velasco, que le permitió a los rojos abrir el marcador, y después la desesperación racinguista aportó al resultado final y las expulsiones. El arquero local, en los últimos tres partidos, cometió groseras equivocaciones que le costaron, sumadas a otras falencias, tres derrotas consecutiva a lo castenses, y así perder el liderazgo del primer torneo de la liga norteña.

Iniciativa.
Los piquenses tuvieron la iniciativa desde el comienzo del partido, pero fue solamente eso. La pelota estuvo demasiado en el aire, no hubo quien la bajara para crear y los arqueros prácticamente no tuvieron trabajo. Las jugadas más claras para los piquenses fueron un centro de Bertino que Valdez remató desviado y un cabezazo de un solitario Falcón García que se fue por encima del horizontal local.
Y Racing Club tuvo una jugada, la más clara del primer acto, donde Caser dejó mano a mano a Cobos con Guaraglia, pero el equipo visitante le ganó al mediocampista e impidió la caída de su valla.

A cobrar.
En el segundo tiempo no mejoró nada. Excepto que hubo goles y los rojos se terminaron llevando tres valiosos puntos. Y lograron abrir el marcador por una falla grosera del arquero Velasco, que capturó un balón proveniente de un corner, se le escapó el esférico y se lo dejó servido para que Federico Bertino solamente lo empuje para establecer el 1 a 0.
Los centros aéreos han sido una constante problemática para el arquero castense, y en los últimos tres partidos los rivales lo supieron aprovechar, y los albos no sumaron puntos.
El tanto además provocó el desconcierto y la impotencia de los locales. Dos minutos después se agravó la situación, porque el delantero Brian Caser se ganó la segunda tarjeta amarilla porque supuestamente simuló una falta dentro del área visitante, aunque los castenses reclamaron airosamente la pena máxima. Caser tenía una amarilla por una simulación previa y se fue -infantilmente- a los camarines.
El partido se definió a los 29 minutos. Alan Caser intentó superar a toda la defensa piquense, pero se la robó Federico Bertino para iniciar un rápido contragolpe y habilitar el pique de su hermano Franco por la derecha, que le ganó la corrida a Montero y definió por encima del arquero Velasco para que el balón ingrese en el ángulo superior derecho. Un gol exquisito e inatajable.
En los últimos minutos hubo dos jugadas para anotar, una para cada lado. Un remate de Caser que Guaraglia sacó con mano cambiada cuando se metía en el ángulo de su segundo palo; y una habilitación de Bertino que López no pudo aprovechar, porque estrelló el remate en el poste derecho de Velasco.