Independiente dio otro paso en la Copa

SUDAMERICANA: EL ROJO LE GANO A NACIONAL DE PARAGUAY Y ESTA EN SEMIFINALES

El Rojo superó por 2-0 a los paraguayos y se clasificó a las semifinales de la Copa Sudamericana, donde se medirá ante Libertad de Paraguay. Los goles fueron anotados por Juan Manuel Martínez y Emanuel Gigliotti.
Independiente se clasificó anoche para la semifinal de la Copa Sudamericana al vencer como local a Nacional, de Paraguay, por 2 a 0, ratificando lo hecho en el 4-1 de la ida en Asunción, y en la próxima instancia enfrentará a otro conjunto guaraní, Libertad, iniciando la serie como visitante el 21 de este mes.
La victoria del conjunto de Avellaneda llegó en el segundo tiempo por sendas conquistas de dos ex delanteros titulares en Boca Juniors como Juan Manuel Martínez y Emanuel Gigliotti, a los que ayer tuvo en cuenta el técnico Ariel Holan en el equipo alternativo que presentó ante los paraguayos.
El resultado del cotejo de ida condicionó ‘a priori’ la revancha, pero Independiente jugó sin especular, aunque liberado de la urgencia del resultado, aun con variantes desarrolló todo el fútbol que le inculca su entrenador, lo que levantó a los hinchas que colmaron el Libertadores de América como hacía mucho tiempo no ocurría, aplaudiendo y cantando ‘oles’ simultáneamente cuando la posesión se prolongaba en sucesivos pases de estilo ‘barcelonista’.
Y si bien esto no se plasmó en la red en la etapa inicial, cuando el ‘Burrito’ Martínez abrió la cuenta a los seis minutos del complemento todo se volvió de color rojo, transformándose en una noche ideal con todos los condimentos saludables.
Es que el segundo tanto, que llegó pasados los 20 minutos, se concretó tras una decena de toques de primera y una precisa definición del ‘Puma’ Gigliotti, que era quien más necesitaba convertir después del prolongado tiempo que estuvo afuera por lesión.
Desde esa conquista hasta el final todo fue un festival mancomunado entre los jugadores y los hinchas, que disfrutaron de una noche “como las de antes”, quizá como las de un lejano ya 2010 cuando el equipo de Avellaneda se consagró campeón de este mismo certamen con Antonio Mohamed como entrenador.
Mientras tanto la visita, que llegó con cuatro cambios respecto del primer partido, pese al resultado adverso no hizo nada por arrimarse en el marcador, aun cuando en el primer tiempo Independiente dio la sensación de que nunca apretó el acelerador.
Sin embargo, a pesar de eso, en los 45 minutos iniciales tampoco hubo puntos bajos en Independiente contra un equipo que no tenía puntos altos.
El segundo tiempo, como queda dicho, fue otra cosa, porque Independiente fue “el de Holan”, con todo ese repertorio que no abunda en el fútbol argentino, salvo en honrosas excepciones como los casos de Lanús o Talleres, de Córdoba, por citar un par de estilos similares de juego.
El ‘paladar negro’ estuvo a pedir de los hinchas que ya empezaron a pensar en Libertad, lo mismo que los futbolistas, aunque el presidente Hugo Moyano haya asegurado antes del encuentro que le hubiese “gustado jugar la semifinal con Racing”, que justamente quedó eliminado manos de Libertad.