Independiente fue mucho más

PROVINCIAL: EL EQUIPO DE ARAUZ SE METIO EN LA SEMIFINALES

El equipo culturalista superó como visitante a Costa Brava por 2-1 y se metió entre los cuatro mejores del campeonato pampeano. Martini y Hernández marcaron los goles del Burgués, mientras que el descuento llegó por un tanto en contra de Mayol.
Independiente de Jacinto Arauz derrotó ayer por 2-1 a Costa Brava en el estadio Roberto Petit de Meurville de esta ciudad, y así se clasificó a las semifinales del Torneo Provincial del Fútbol. En la ida, el Burgués había ganado 1-0.
El once piquense terminó el partido con ocho jugadores por las expulsiones de Kevin Luna, Martín Coello y Eric Rosas.
El equipo dirigido por Jorge Ferrero, sabedor de la ventaja lograda en el inicio de la serie, se plantó bien atrás, lo esperó al dueño de casa en su campo y apostó a salir de contragolpe.
El elenco piquense tuvo a los 14 minutos de juego en un cabezazo de Maximiliano Quiña que dio en el travesaño, su primera aproximación de riesgo, y sería una de las pocas ocasiones de gol que tendría a lo largo de todo el partido. Pese a que tenía la pelota, Costa Brava comenzaba a tirar centro llovidos desde los costados que no generaban ningún tipo de riesgo y de a poco el visitante comenzaba a equilibrar las acciones ganando la pelea en el medio.
El delantero de Independiente Emanuel Martini, por momentos como único hombre de punta, se encargó de inquietar a la defensa costera. Con el correr de los minutos, el arquero local, Martín Del Pópolo, se comenzó a transformar en la figura de su equipo y también del partido. Primero el “uno”, a los 27 minutos de juego, sacó del ángulo un tiro libre de Matías Blanco y poco más tarde le ganó el mano a mano a Fabio Batalla, tras taparle un potente disparo.
El partido se hizo trabado y disputado, y eso llevó a que los ánimos se caldearan, al punto que luego que el juez Marcos Díaz decretara el final de la primera parte, Luna le dio un cabezazo a un rival y recibió la roja.

Final caliente.
En el complemento, el panorama para el “costero” se presentó mucho más difícil a raíz de la expulsión de Eric Rosas, por una dura infracción en la mitad del campo a Darío Bonjour. Esto hizo que Independiente encontrara muchos más espacios y comenzara a aprovecharlos.
A los 23 minutos, el arquero le tapó el remate a Darío Rodríguez, e instantes después Martini entró por derecha y remató desviado tras darle con la cara interna. El mismo delantero tendría revancha cuando se escapó por la banda derecha del ataque y con un violento tiro venció la resistencia de Del Pópolo.
La floja respuesta futbolística y la imposibilidad de llegar al empate, comenzó a generar desesperación y hasta cierta impotencia en los futbolistas locales, lo cual quedó marcado en la expulsión de Martín Coello por una dura patada desde atrás a Lucas Ponfil a los 37 minutos. Dos minutos más tarde, Leandro Hernández entró por izquierda para conectar un centro desde el otro costado y poner así, con un tiro cruzado, la pelota contra el otro poste.
Luego Kevin Lucero se fue por la derecha, entró a pura potencia y sacó un centro bajo al medio del área chica, que se convirtió en gol en contra luego que fuera desviado por Adrián Mayol.
El visitante planteó muy bien el partido, no mostró falencias en el fondo, jugó con la urgencia de su rival y lastimó en los momentos oportunos para sellar la clasificación, de manera merecida, a la próxima instancia en la cual chocará con Alvear FBC.
Tras el cierre del partido, los hinchas quedaron molestos con el arbitraje de Díaz, lo cual hizo que los futbolistas visitantes tardaran cinco minutos en salir del campo de juego. Aunque la terna se retiró a los vestuarios con custodia de la policía, bajo los insultos y cuestionamientos de la parcialidad local.