La estrategia le ganó a la velocidad

TC

El Turismo Carretera vivió ayer una clasificación insólita en el Autódromo Provincia de La Pampa, porque los principales animadores de la Copa de Oro especularon hasta el último minuto y terminaron sin registrar tiempos, por lo que se quedaron con los números del viernes.
El gran ganador de la jugada fue Matías Rossi, quien con el Ford del Nova Racing había hecho la pole provisoria el viernes y se mantuvo como el más rápido del fin de semana, ganando así -además- su tercera clasificación consecutiva.
El intenso calor y el viento cruzando la recta del circuito toayense, poblado por más de 25 mil espectadores, fue clave para que la estrategia le terminara ganado a la velocidad en la jornada sabatina. Todos los pilotos eran conscientes de que sería muy difícil bajar los tiempos del viernes en esas condiciones, excepto que uno de los mejores (apuntaban a Rossi) oficiase de liebre como para entrar en succión en la larga recta, y así tratar de mejorar.
Pero Rossi, respaldado por su tiempazo del viernes (1m.14s.415/000), esperó hasta el instante final y el resto tampoco quiso hacerle el trabajo sucio a los demás, por lo que la mayoría de los integrantes de la Copa de Oro (excepto Ortelli, Trucco y Pernía) recién salieron a pista cuando restaba 1,30 minutos para el cierre de la tanda, y terminaron sin registrar tiempos porque les bajaron la bandera a cuadros antes de comenzar la vuelta lanzada.
Cuestionamientos al margen (los más perjudicados fueron los fanáticos, que no vieron a sus ídolos a pura velocidad), todo quedó como el viernes, con Rossi adelante, seguido por Alan Ruggiero y Agustín Canapino (Mariano Werner sufrió un recargo por cambiar el motor).
Los tres encabezarán las series de hoy, a las 9, 9.30 y 10, que definirán el ordenamiento de cara a la final (segunda de la Copa de Oro que encabeza Rossi), a correrse desde las 13.10, a 30 vueltas.

Se definieron.
“El automovilismo es mucho más que andar a fondo”, sintetizó Agustín Canapino a modo de defensa ante los cuestionamientos tras la clasificación de ayer, en la que la estrategia le ganó a la velocidad, porque los pilotos de punta se guardaron y no alcanzaron a dar ni una vuelta rápida, mientras el público esperaba atónito sin saber lo que ocurría.
“Era lógico que pasara algo así, porque la pista estaba más lenta (que el viernes) y con una leve brisa en contra era muy difícil bajar los tiempos. Entonces todos esperamos una succión, nadie salió y cuando salimos ya nos bajaron la bandera”, añadió el Titán de Arrecifes, quien se defendió asegurando que esto “pasó siempre, porque (Juan María) Traverso también lo hacía”.
“Es parte de la estrategia de la clasificación. Estamos jugando al ajedrez en la salida de boxes; a ese nivel es la exigencia y el profesionalismo del TC”, cerró.
En el mismo sentido se expresó el poleman Matías Rossi, que fue el gran ganador en esta partida de ajedrez. “Muchos teníamos tiempos buenos y por eso pudimos arriesgar más; además internamente sentía que no iba a poder bajar los tiempos porque sabía lo que había hecho el viernes”, comentó el Misil.
Y con respecto a la estrategia de ayer y a cómo lo puede vivir la gente, agregó: “Es importante transmitir lo que se está viviendo en boxes, mostrar que estamos arriesgando a bajar una décima y eso es emocionante; cuando uno lo vive desde adentro es espectacular lo que pasa”.
“Uno siempre piensa en la gente, pero hay una parte muy estratégica, que es la succión, y acá nadie regala nada”, agregó Rossi, quien aseguró que para él no hay ningún problema con el sistema de clasificación, aunque se mostró abierto a algún cambio que quiera imponer la ACTC, como eliminar la tanda de los viernes y correr una sola los sábados.