“La felicidad es enorme”

EDUARDO MARTINEZ, EL CAMPEON QUE SIGUE VIGENTE

El piquense Eduardo Martínez no pensaba correr en el Supercar Región Pampeana. Pero el día miércoles cambió de idea al recibir un llamado del piquense Daniel Acevedo, quien le ofreció la Dodge para disputar la quinta y última fecha de la etapa regular de ese certamen, en el Autódromo Provincia de La Pampa, en Toay.
Tras esa llamado, el ex campeón Martínez supo que si el auto le respondía no había razones para no pensar en pelear los primeros lugares. Todo salió mejor de lo imaginado, Martínez ganó las dos finales, la segunda de forma más emocionante: largó sexto, avanzó y en una maniobra perfecta superó dos autos para saltar a la punta y redondear un fin de semana que quedará para el recuerdo.
En la primera carrera, Martínez fue escoltado por su coterráneo Alejandro Ravera (Ford) y el piquense Daniel Costa (Chevrolet). En la segunda, Martínez fue acompañado en el podio por Costa y el castense Ulises Becerra Macali (Chevrolet).
-¿Cuando recibiste la invitación para correr, imaginaste que podría ganar?
-La verdad que no. Fue algo increíble. La felicidad que tengo es enorme.
-Se escuchó decir que una persona hizo una promesa si ganabas.
-Daniel Acevedo prometió que dejaba de fumar si ganaba. Ahora tendrá que cumplir.
-Fueron dos carreras emocionantes para el público.
-Sí, y me divertí mucho.
-Las dos fueron lindas carreras, pero la más emocionante fue la segunda final porque tuve que superar varios autos. Fueron maniobras más que entretenidas.
-¿Podés contar la maniobra en la que superaste a Daniel Costa y Ulises Becerra Macali para saltar a la punta?
-Fue una maniobra que la venía esperando. Se terminó dando a mi favor.
Con su hija Sofía en los brazos y la atenta mirada de sus familiares, Martínez aseguró que “cuando todo se alinea, los resultados son más que buenos”. “Fui un fin de semana muy lindo”.
-¿Tenés pensado disputar los play off del Supercar?
-No, por ahora no. Vine a darme el gusto. Como dije, recibí ese llamado y llegué a este autódromo para dar batalla en una categoría que es difícil, pero jamás imaginé que me podía ir tan bien.

En el TPS.
Eduardo Martínez también disputó la final del TPS, en la que ocupó el octavo puesto. El ganador de esta categoría resultó Nicolás Iglesias.