“La gente es buena”

ROGELIO BRAVO, EL JUEZ DE TEJO

Rogelio Bravo (76 años) es el juez oficial de tejo, en los Juegos Deportivos Pampeanos para Adultos Mayores, que comenzaron a disputarse ayer en esta ciudad.
Bravo, oriundo de General Pico, se ha convertido en uno de los personajes más pintorescos de estas competencias. Vestido de punta en blanco y armado con varios elementos de medición y una paleta chica de dos colores, hace cumplir el reglamento a rajatabla, apelando a los buenos modales.
“Vinieron a dar un curso a General Pico, me anoté y me recibí. Después me mandaron el carnet oficial de juez nacional y esta es la segunda vez que trabajo en los Juegos, y me gusta mucho”, dijo Bravo entre partido y partido, en una de las canchas enclavadas en el club Belgrano.
Mientras desparrama sobre una silla aparatos de distintas tamaños que se utilizan para despejar cualquier duda sobre qué tejo está más cerca del tejín, Bravo afirma: “Casi no necesito hablar para dirigir un partido. Las reglas se aprenden rápido, y los jugadores tienen un buen comportamiento. La gente que compite es buena”.