La histórica superfinal en marcha

BOCA Y RIVER COMIENZAN A DEFINIR AL CAMPEON 2018 DE LA COPA LIBERTADORES DE AMERICA

Inesperada. Histórica. Irrepetible. Finalmente estos adjetivos calificativos que magnifican un hecho deportivo único quedarán atrás y la verdad estará en la cancha: Boca y River se verán hoy las caras en la primera superfinal de la Copa Libertadores, en la Bombonera, solo con público local y seguramente con lluvia, un agregado épico más.
El encuentro se disputará desde las 17 en el estadio “Alberto J. Armando”, con el arbitraje del chileno Roberto Tobar, su compatriota Julio Bascuñán a cargo del sistema VAR y la televisación de Fox Sports, aunque hasta anoche seguían las negociaciones para sumar a la TV Pública.
A diferencia del resto de las series de la fase final, este encuentro definitivo no tendrá al gol de visitante como criterio de desempate, por lo que en caso de igualar en puntos y goles, el campeón se decidirá el próximo sábado 24 en el estadio Monumental, en suplementario o penales.
La definición, protagonizada por los dos equipos argentinos más populares, será la última de la vieja modalidad, ya que a partir de la próxima Libertadores habrá una sola final, al estilo europeo, que se jugará en una sede designada previamente (en 2019 será Santiago de Chile).
Por cuestiones de seguridad y la trascendencia que tendrán los cruces entre los clásicos rivales, la Conmebol decidió que los partidos se jueguen los sábados 10 y 24, en lugar de los miércoles 7 y 14, como estaba estipulado en el calendario original.
En el medio hubo un intento de las autoridades nacionales, a través del presidente Mauricio Macri, de que los partidos se jueguen con hinchas visitantes, pero los clubes se mostraron disconformes y la iniciativa no prosperó.
Incluso se especuló con prohibir que los simpatizantes del equipo ganador de la Copa festejen en el Obelisco porteño, punto de encuentro inevitable de las celebraciones, pero finalmente esto también fue descartado y no habrá restricciones.
La expectativa por los cruces entre Boca y River trascendió las fronteras, los partidos son noticia en todo el mundo y al menos periodistas de 25 países solicitaron un lugar para presenciar la ida, hoy en la Bombonera.

Sin cambios.
Por el lado de Boca, el equipo llega de eliminar de manera sucesiva a dos rivales brasileños (Cruzeiro y Palmeiras), logrando en ambos casos un buen resultado de local para luego enfrentar la revancha con la ventaja de su lado, algo que buscará repetir con River.
En esos últimos compromisos coperos, Guillermo Barros Schelotto armó un mediocampo más combativo y con menos vuelo, lo que le dio buenos resultados. El tridente Wilmar Barrios, Nahitan Nández -desafectado de la Selección uruguaya por pedido de Conmebol- y Pablo Pérez es inamovible.
En la defensa no habrá sorpresas -seguirá la misma del resto de la Copa-, el arco continuará en manos de Agustín Rossi, con el boliviano Carlos Lampe como relevo, y en cuanto a la ofensiva Barros Schelotto volverá a apostar por dos puntas rápidos por fuera -Cristian Pavón y el colombiano Sebastián Villa- y un centrodelantero de lucha y que viene derecho, Ramón “Wanchope” Abila, reservando para el banco de suplentes el poder de fuego de Darío Benedetto, clave con sus goles en los cruces con los brasileños.
El que también deberá esperar su lugar en el banco de suplentes es Mauro Zárate, el fichaje estrella de la temporada para el Xeneize.

Sin Gallardo.
El Millonario, que previamente había eliminado a Racing e Independiente, logró una agónica y heroica victoria como visitante de Gremio en las semifinales, pero tuvo que sufrir varios días hasta que Conmebol informó que rechazabaun pedido del equipo brasileño reclamando los puntos, luego de que Marcelo Gallardo, suspendido, violara la prohibición de bajar al vestuario, en el entretiempo.
Finalmente la Conmebol validó el resultado obtenido por River, pero le dio cuatro partidos de suspensión a Gallardo, el primero incluso con prohibición de concurrencia, por lo que no podrá estar en la Bombonera. El Muñeco se quedará en la concentración de River junto al mánager Enzo Francéscoli.
En cuanto al equipo, el entrenador riverplatense no tiene dudas en el arco ni en la defensa. En el medio, Enzo Pérez ocupará el lugar del capitán Leonardo Ponzio, quien sufrió una molestia en el isquiotibial de la pierna derecha jugando ante Gremio y no podrá ser de la partida.
Junto al mediocampista mundialista seguiría Ignacio Fernández, pese a que bajó su nivel en el último tiempo, acompañado por el juvenil Exequiel Palacios y el “Pity” Martínez unos pasos más adelante. Para el ataque estará Lucas Pratto, buscando desgastar a los defensores rivales con su potencia, haciendo dupla con el colombiano Santos Borré, mientras que Ignacio Scocco esperará su oportunidad en el banco de los suplentes. (Télam)

“Uno más” o “más solo que nunca”
En una previa presidencial promovida por Conmebol, Daniel Angelici aseguró ayer que Boca tendrá hoy “un jugador más”, en referencia al apoyo de su hinchada, mientras que Rodolfo D’Onofrio reconoció que River estará “más solo que nunca”.
“A partir de que empieza el partido son los jugadores y los técnicos los que están dentro de la cancha. La pequeña ventaja que tenemos que es jugar con uno más por toda la hinchada que alienta”, manifestó Angelici, que pidió “disfrutar” este cruce.
Y D’Onofrio respondió: “Vamos a estar más solos que nunca, pero desde que salgamos de la Bombonera tendremos más de un jugador extra, no les quepa la menor duda”. Y agregó: “Les pido a los hinchas de River y de Boca que demostremos que en Argentina no hay grietas, que el fútbol puede ser un puente de unión entre todos”.
A su turno, el presidente de la Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez, lanzó un mensaje de paz: “Juntos tenemos que comunicar y hacer entender que éste es un gran partido de fútbol y al día siguiente habrá un ganador y un perdedor. Y el mensaje es que siempre hay revancha, que sea la primera vez no quiere decir que sea la última. El fútbol hace amigos, acerca y sobre todo da mensajes de paz”.