La Liga de los “Súper Amigos”

ALL BOYS SE CORONO BICAMPEON INVICTO DEL TORNEO PROVINCIAL DE BASQUET

All Boys es nuevamente campeón del Torneo Provincial de básquet. Por segundo año seguido y con la increíble marca de 52 partidos ganados en forma consecutiva, el Auriazul volvió festejar un título. Esta vez el último rival fue Ferro de General Pico, al que derrotó 2-0 en la final luego de imponerse 79 a 58 anoche, como local, en el segundo partido de la serie.
Pasaron un par de temporadas desde que este grupo de amigos decidió reunirse bajo la bandera de sus amores, y los resultados superaron todo tipo de expectativas en el ámbito doméstico. El torneo pampeano 2017 se festejó con un invicto de 20 partidos y en este 2018 la marca se estiró 32 veces más, siempre de la mano de un conjunto de jugadores que se crió en el club y que quizás no había ni soñado con semejante presente.
Así, como si se tratara de Súperman, Batman, Robin o Aquaman, que en la histórica Liga de los Súper Amigos se complementaban para mantener la paz mundial, los “súper héroes” alboyenses volvieron a ayudarse para lograr el objetivo de gritar campeón y adueñarse una vez más de su Liga, otra vez sin conocer la derrota.

El 52.
El triunfo número 52 nunca estuvo en duda. Con más plantel que Ferro (muchos de los que juegan el Federal no lo hacen en el Provincial para el Verde) y el empuje de sus hinchas, All Boys fue construyendo la victoria poco a poco, apoyado en los experimentados y con los más chicos como revulsivos.
El Verde fue un poco más en el inicio, con Agustín Bualó como abanderado, ante un Auriazul muy errático cerca del aro. Pero en el cierre del primer cuarto los locales comenzaron a poner las cosas en su lugar y terminaron arriba 18-17.
Para el segundo parcial Ferro bajó la intensidad porque fue mejor tomado Tatú Bualó, crecieron Antonio Manera y Franco Zalabardo, y así el dueño de casa empezó a hacer la diferencia en el marcador para irse 37-32 al descanso largo.
El tercer cuarto fue el que terminó el partido. Un triple de Juan Lara en el inicio abrió definitivamente el aro y por la misma vía ampliaron las diferencias Manera, Badillo, Zalabardo y Escuredo, para escaparse 67-45.
Para el final quedó la rotación y el reconocimiento de la hinchada para el joven entrenador, Juan Cruz Gavazza, con el típico “que de la mano…”, que se unió al grito definitivo: “¡El bicampeón, el bicampeón!”, terminaron cantando los amigos, agrupados en el centro de la cancha.
“Uno juega mejor con sus amigos. Ellos serán generosos, lo ayudarán, lo comprenderán, lo alentarán y lo perdonarán. Un equipo de hombres que se respetan y se quieren es invencible. Y si no lo es, más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables”, plasmó el Negro Alejandro Dolina en Crónicas del Angel Gris. Este All Boys es eso. Y además es exitoso.

Síntesis.
All Boys 79: Manera 11, Algañaraz 3, Badillo 12, Zalabardo 13, Lara 6 (fi); Pinciaroli 5, Río 5, Zárate 11, Fazzini 6, Escuredo 8, Ramos y Aguirre. Entrenador: Juan Cruz Gavazza.
Ferro 58: F. Bualó 6, A. Bualó 18, Ferrer 2, Castiñeira 5, Cuadrelli 8 (fi); Iranzo 6, Gorra 9, Martínez 2, De La Iglesia 2, Somoza. Entrenador: Pablo Wenderbourg.
Parciales: 18-17, 37-32, 67-45 y 79-58. Arbitros: Ricardo Maranzana, Félix Córdoba y Tomás Muratori. Cancha: José Aquiles Regazzoli.