Inicio Deportes La Liga que revolucionó un pueblo

La Liga que revolucionó un pueblo

Sábado por la mañana. El sol empieza a calentar y los pájaros se hacen oír como en cada amanecer primaveral, otorgando esa sensación de tranquilidad que solo ofrecen los pueblos chicos. Las calles, que se pueden contar con los dedos de las manos, están prácticamente desiertas. Es el inicio de un fin de semana largo y la localidad, una de las más chicas de La Pampa, empieza a despertar con menos vecinos de los que habitualmente le dan vida.
Perú, una ex colonia alemana ubicada a unos 120 kilómetros de Santa Rosa, tiene actualmente unos 60 habitantes. Todos se conocen, se saludan e interactúan diariamente. Cada acción colectiva implica, de una u otra manera, la participación de cada uno de los pobladores.
Se respira una paz única que apenas se ‘rompe’ una vez al año y desde hace ya nueve temporadas: los primeros domingos de septiembre se celebra allí la fiesta de la Riwwel Kuchen, vulgarmente conocida como «la torta rusa», que reúne a más de mil personas y es «el» acontecimiento del pueblo. Al menos hasta este fin de semana.

Otra fiesta.
La Liga Provincial de fútbol para personas con discapacidad intelectual cierra su edición 2019. Desde hace ya nueve años, el torneo reúne a futbolistas de toda La Pampa en un ambiente único que combina deporte e inclusión.
Las dos primeras fechas de esta temporada, que contó con 180 deportistas mayores de 16 años, se jugaron en Santa Rosa. El resto fueron albergadas por Rancul, General Acha y Colonia Barón. La sexta jornada, la de la coronación, tiene como anfitrión a una nueva localidad, que no posee lazos directos con la organización del torneo pero está dispuesta a mostrar la calidez de su gente, quizás su mayor tesoro.
Desde atrás de uno de los galpones del ferrocarril, que en otros tiempos le diera una vida mucho más activa al lugar, se eleva una columna de humo que no es habitual. Cuatro costillares ya están en sus respectivas estacas recibiendo los primeros calores. En el interior del galpón principal sobresale la frase que decora el escenario: «Quiero ganar, pero si no puedo, quiero ser valiente en el intento». Es el juramento de los atletas de Olimpíadas Especiales, el organismo nacional que nuclea a la Liga Provincial. Todo está listo. La pequeña Perú recibe a más de 200 personas y se viste de fiesta, esta vez un sábado por la mañana y en pleno noviembre.

Nueve años.
«Cuando arrancamos el año no te dicen ni hola; lo primero que preguntan es cuándo arranca la Liga». Con esa frase y una sonrisa, Sergio Manazzi ejemplifica de la mejor manera lo que significa el torneo para los deportistas, que desde hace nueve temporadas encontraron un lugar en el que canalizar su pasión por el fútbol.
Manazzi es profe de educación física. Tiene 40 años y trabaja en la Escuela 180, en el Colegio Domingo Savio y en el área de discapacidad de la municipalidad de Santa Rosa. Y cada tarde, cuando termina con sus obligaciones diarias, encabeza el grupo de laburo de El Rincón de Todos, una escuela para deportistas con discapacidad intelectual que no para de crecer.
El Rincón nació en 2011 como parte de la Peña Boquense Azul y Oro, que le dio el espacio que necesitaba para desarrollarse. Y allí se creó la Liga Provincial de fútbol, que en su primera edición contó con 60 jugadores. Hoy, nueve años después, la Liga cuenta con 180 futbolistas de ocho localidades: Santa Rosa (hay atletas de El Rincón, Crecer Juntos y Cipedm), General Pico, Rancul, Colonia Barón, Winifreda, Realicó, General Acha (Manos Amigas) y Catriló.
«En su momento nació porque no había competencias para personas con discapacidad intelectual mayores de 18 años, y entendí que era necesario generar ese espacio», cuenta Manazzi al referirse a los primeros pasos de su escuela, que al principio fue El Rincón Azul y Oro (formaba parte de la Peña Boquense) y desde hace tres años es El Rincón de Todos.
«Ese primer año hicimos también la primera Liga de fútbol, y ya vamos por nuestra novena edición», agrega el responsable del espacio, en el que también se practican bochas, atletismo, ciclismo, hockey y natación.
Los profes Cristian Garro y Carlos Godoy, los colaboradores Luis López y María Pereyra, más una veintena de voluntarios jóvenes «que le meten toda la garra» acompañan a Manazzi.
«Es mi pasión; es amor y ganas de aportar algo», agrega al referirse a los motivos que lo mueven desde hace nueve años a entregar todo por los deportistas. «Para ellos es muy importante. El deporte los ayuda mucho y especialmente el entrenamiento diario. Lo que buscamos es que tengan una mejor calidad de vida, tanto en la parte física, la emocional y la social. Y a la Liga la esperan con muchas ganas cada año porque se encuentran con sus amigos», añade.
«Lo financiamos a pulmón, luchándola entre todos, y por eso es una alegría y una satisfacción ver que se vayan sumando más pueblos y más deportistas», explica.
– ¿Y por qué el cierre de este año fue en Perú, que no tiene deportistas en la Liga?
– Todo surgió en marzo, cuando pasamos luego de un encuentro en Río Negro. Mi suegro (Luis López) estaba trabajando allá, nos recibieron muy bien y quedamos comprometidos a hacer el cierre del año. Y la verdad es que nos atendieron de una manera espectacular, desde el intendente (Roberto Kronemberger), su familia y un montón de colaboradores. Creo que estaban todos dando una mano. Le revolucionamos el pueblo. Y nos sentimos como en casa, así que seguramente vamos a volver.

Los voluntarios
Más de veinte jóvenes voluntarios colaboran con El Rincón de Todos en cada una de las actividades. «Quien no vive para servir, no sirve para vivir», es la frase que cada uno lleva estampada en su espalda. Son, junto al «grupo de familia», piezas fundamentales para que la Liga siga creciendo cada temporada.

Festejos para todos
La Liga Provincial de fútbol para personas con discapacidad intelectual reunió este año a 180 deportistas de más de 16 años. Al inicio del año se realizaron los testeos para definir los niveles y luego se armaron los equipos, que representan a cada institución pero están conformados por jugadores de lugares diferentes. En el Nivel A el ganador fue El Rincón de Todos; en el Nivel B festejó Rancul; en el Nivel C el primero fue Crecer Juntos y en el Femenino el mejor fue Cipedm-El Rincón.