La Selección, del sueño a la pesadilla

FRANCIA MOSTRO SU JERARQUIA Y ELIMINO A ARGENTINA DEL MUNDIAL DE RUSIA

El equipo de Sampaoli fue superado en todo sentido por los galos, más allá del resultado cambiante que por momentos alimentó la ilusión. Messi terminó encerrado entre las marcas y la defensa sufrió a un gran Mbappé.
La Selección argentina quedó ayer eliminada del Mundial de Rusia 2018 en los Octavos de Final, al sufrir la jerarquía ofensiva de Francia, que lo venció 4-3 luego de remontar el resultado en el segundo tiempo y desnudar los problemas a todo nivel que existieron en los últimos años en el conjunto albiceleste.
Los dirigidos por Jorge Sampaoli, después de una primera etapa para el olvido en el que el rosarino Angel Di María sacó de la galera el empate tras el penal convertido por Antoine Griezmann, no supieron sostener la ventaja que sacaron en el arranque del complemento. Fue una aparición de Gabriel Mercado, a los tres minutos del segundo tiempo, la que puso al frente 2-1 a la Argentina e ilusionó con dar el golpe ante uno de los candidatos.
Pero la velocidad de la ofensiva del conjunto orientado por Didier Deschamps le permitió remontar el resultado por intermedio de una volea de Benjamin Pavard, una individualidad de Kylian Mbappé y un contragolpe coronado por el mismo delantero.
Sobre el final y con todo resuelto, el delantero Sergio Agüero metió un cabezazo a pase de Messi para devolver la esperanza, que se esfumó con el pitazo final del árbitro iraní Alireza Faghani.
Así, la Selección argentina cerró el ciclo de un grupo de jugadores que lo llevó a tres finales consecutivas en torneos importantes de mayores (Mundial 2014, Copa América 2015 y Copa Centenario 2016), pero no pudo aprovechar la oportunidad de ganar un certamen pese a contar con Messi. Para Francia, en tanto, significó meterse entre los mejores de Rusia 2018, Mundial en el que tratará de seguir con vida cuando el viernes enfrente al duro Uruguay, en Cuartos de Final.

Un sueño.
El inicio del encuentro fue sufrido para la Selección, ya que Francia se mostró más sólido, con cambio de ritmo entre líneas y con Mbappé muy veloz y punzante en ataque. El delantero encaró dos veces y generó dos pelotas paradas: en la primera Griezmann impactó un tiro libre en el travesaño y en la segunda cambió el penal por gol.
El elenco albiceleste, jugando con una formación novedosa, en la que Messi, en función de “falso 9”, salía del área y no podía con la marca de NGolo Kanté y Blaise Matuidi, seguía sin encontrarle la vuelta al partido. Del lado francés, Mbappé continuaba siendo un problema para el fondo argentino.
Con el correr de los minutos, Argentina empezó a tener cada vez más la pelota, aunque sin cambio de ritmo y con pocas ideas, por lo que Francia no pasaba sobresaltos en su última línea. Sin embargo, el golazo de Di María, fuera de todo libreto, le permitió a la Selección alcanzar un empate que parecía lejano.

Una pesadilla.
Los dirigidos por Sampaoli aprovecharon el envión anímico y en el inicio del complemento volvieron a convertir, dando vuelta el marcador, en una jugada fortuita porque un remate de Messi se desvió en Mercado y descolocó al arquero para el 2 a 1.
Parecía empezar un nuevo partido, pero Francia se repuso rápido del golpe: estuvo cerca por una desinteligencia entre Fazio y Armani, no aprovechada por Griezmann, y poco después volvió a emparejar el marcador con un soberbio zurdazo de Pavard, tras una buena combinación ofensiva que desnudó los desacoples argentinos.
De a poco, Francia volvió a dominar desde lo futbolístico y lo anímico, creció la figura de Pogba en la conducción y Mbappé volvió a aparecer con su velocidad, convirtiéndose en una verdadera pesadilla para la defensa argentina. El joven de 19 años marcó el 3 a 2 con un zurdazo que venció la débil respuesta de Armani, y cinco minutos más tarde, con Argentina desconcertada y sin reacción, apareció otra vez coronando con su definición una excelente jugada colectiva de Francia, iniciada por el arquero y que con solo seis toques puso a un futbolista mano a mano con Armani.
Después Francia bajó el ritmo y Argentina siguió sin ideas, aunque en el descuento Agüero puso algo de suspenso con un cabezazo. El tanto del delantero del Manchester City le dio una inesperada ilusión a la Selección y en la última jugada del partido, con todos sus futbolistas en ataque, Argentina estuvo cerca. Fue la jugada final de Argentina en el Mundial de Rusia, donde más allá de la ilusión, mostró una de sus peores caras futbolísticas de los últimos mundiales. (NA)

UN JOVEN
COMO PELE
Kylian Mbappé, con 19 años y 6 meses, se convirtió ayer en el segundo jugador más joven de la historia en marcar al menos dos goles en un partido de eliminación directa mundialista, solo por detrás del legendario Pelé. El legendario 10 brasileño anotó dos goles en la semifinal contra Francia del Mundial de Suecia 1958 (5-2), cuando tenía 17 años y 8 meses, el 24 de junio de aquel año. La joven perla del fútbol francés (juega en el París Saint Germain), además de los dos goles, generó el penal para el primer tanto.