La Selección va a Quito con la ilusión de ganar

ALGENTINA AL BORDE

Inmersa en una profunda crisis futbolística y de resultados, la Selección argentina jugará hoy uno de los partidos más importantes de la historia reciente y, en la altura de Quito frente a Ecuador, buscará evitar la frustración que significaría quedarse fuera del Mundial de Rusia 2018, en una emocionante última fecha de las Eliminatorias.
En el estadio Olímpico Atahualpa, a 2850 metros de altura sobre el nivel del mar, la Selección saltará a la cancha a las 20.30, con arbitraje del brasileño Anderson Daronco y televisación de TyC Sports y la TV Pública.
El dato duro dice que Argentina está sexta en la tabla de posiciones con 25 puntos (+1 en diferencia de goles), los mismos que Perú (misma diferencia pero más goles a favor). Arriba están, con 26, Chile y Colombia; 28 tiene Uruguay y 38 (ya clasificado) Brasil. Abajo, en tanto, aparece Paraguay (24) como el único con chances.
Dentro de las “mil” posibilidades de resultados en esta última fecha de Eliminatorias, Argentina sabe que una victoria en Quito -una difícil misión que consiguió sólo una vez en la historia, en 2001- asegurará, como mínimo, el repechaje ante Nueva Zelanda.
A partir de ahí, empezarán a trazar lo que realicen Perú-Colombia en Lima; Brasil-Chile en San Pablo y Paraguay-Venezuela en Asunción, todos también a partir de las 20.30.
Pero el primer desafío que tiene Argentina es reencontrarse a sí mismo, porque su falta de eficacia -manifiesta el jueves pasado en el 0 a 0 ante Perú- preocupa a un entrenador como Jorge Sampaoli, que basa la estructura de su juego en la posesión y el ataque.
Queda entonces lo más difícil, porque además del condimento de la altura, Ecuador quiere salvar las ropas después de una Eliminatoria en la que fue protagonista, pero quedó eliminado de toda posibilidad a una fecha del final.
En cuanto al equipo, Sampaoli mantenía ayer el misterio sobre el once inicial, con un abanico de opciones que incluía a Javier Mascherano como marcador central o mediocampista y una posible ausencia de Angel Di María, para que ingrese Emiliano Rigoni o siga Papu Gómez.
Lo cierto es que esta generación de Argentina, con la presión de un país ultra futbolero, tiene su desafío más importante para evitar el estigma que significaría mirar el próximo Mundial por televisión, después de 47 años. (NA)

Para Menotti, señal de alerta
El rosarino César Luis Menotti, el entrenador que le dio el primer título mundial a Argentina en 1978, vaticinó ayer que el equipo de Jorge Sampaoli “le ganará” hoy a Ecuador y “clasificará” para Rusia 2018, pero advirtió que la realidad que vive el fútbol local debe ser “una señal de alerta”, de cara al futuro. “Se puede ganar, empatar o perder, pero no hacer todo al revés. Eso no debe pasar nunca más. De última volvamos al 75 con todos los presidentes de los clubes juntos para hablar de la selección”, agregó.