La Súper Liga debe esperar

CUARTO INTERMEDIO HASTA MAÑANA CON REBELDIA DE LA B NACIONAL

La Asamblea de Representantes de AFA que debía votar ayer la creación de la Súper Liga pasó a un nuevo cuarto intermedio, ahora hasta mañana a las 16, cuando se retome la sesión en el predio de Ezeiza, en medio de la rebeldía de los representantes de la B Nacional, quienes se niegan a aprobar el reparto de dinero que proponen los clubes grandes de Primera División.
La continuidad de la Asamblea Extraordinaria de la AFA, que había pasado a un cuarto intermedio el 28 de junio, se reanudó ayer con 51 miembros, motivo por el que pasó nuevamente a un receso de una hora, por falta de dirigentes para llevar a cabo la votación de la Súper Liga en el predio “Julio Grondona” de la localidad bonaerense de Ezeiza.
Con la presidencia del vicepresidente de Defensa y Justicia, Hugo Tomaghello, el encuentro tuvo lugar en el salón de Futsal. En el primer intento resultó imposible conseguir los 61 sufragios afirmativos que se necesitan para aprobar el nuevo formato de competencia.
Fue entonces cuando el vicepresidente de Sarmiento de Junín, Hugo Martignoni, propuso una moción para establecer otro cuarto intermedio y facilitar el arribo de más directivos. Esa propuesta fue aceptada por 29 miembros (todos de Primera División), rechazada por otros 21 y evitada por Enrique Merellas (El Porvenir), el único que se abstuvo.

Ferreiro.
Poco antes de ese primer intento, el titular de la B Nacional y vicepresidente de Nueva Chicago, Daniel Ferreiro, llevó la voz cantante del encono de esa divisional y afirmó que el fútbol argentino necesita que “el primero sea tan importante como el último”, en alusión a las diferencias con los equipos de primera división y la creación de la Súper Liga.
“Veo muy difícil que comience el campeonato. Estamos indefensos. Hay jugadores que no están cobrando. Los que vendemos un jugador tenemos la suerte de pagar sueldos, pero necesitamos un fútbol donde el primero sea tan importante como el último; se debe defender como institución y deporte del primero al último”, señaló Ferreiro en la conferencia de prensa que brindó junto a otros dirigentes del ascenso.

Reparto de plata.
El reparto del dinero es uno puntos que alejan a los creadores de la Súper Liga con los representantes de la segunda división del fútbol argentino. Los dirigentes del ascenso pretenden al menos 1 millón 500 mil pesos y rechazaron la oferta de 1 millón diez mil pesos de los impulsores de la Súper Liga.
“Estuvimos 100 años jugando este campeonato y de lo contrario lo armaremos con la comisión fiscalizadora de la FIFA. Si no sale la Súper Liga, no hay problema”, agregó.

Segura.
En ese contexto, el presidente de la AFA, Luis Segura, admitió ayer que “no hay soluciones a la vista” para reorganizar al fútbol argentino, le pidió a los dirigentes que “cedan para llegar a un acuerdo” y remarcó que el torneo de Primera División debe comenzar en agosto “por el bien de los clubes. ya que no jugar es peor para todos. En caso de no empezar, perderán mucho dinero”.
“No hay soluciones a la vista para el fútbol argentino. Ya le mandé un mail a (Gianni, el presidente de la FIFA) Infantino y espero su respuesta, aunque una intervención no sería lo mejor”, sostuvo Segura en una conferencia de prensa en el predio de la AFA.
“Hoy tener mandato es lo mismo que no tenerlo. Soy un presidente con un poder inexistente”, agregó, en referencia a que la Justicia le extendió el mandato de manera formal. (Télam)

Rige una huelga de árbitros
El titular del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (Sadra), Guillermo Marconi, informó ayer el inicio de una huelga de referís como estrategia de presión a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por salarios atrasados.
“Desde hoy (ayer) a las 19 rige el paro”, anunció Marconi en radio La Red, con lo que puso un alerta sobre la realización de los próximos partidos de la Copa Argentina, que tiene previstos los compromisos entre Rosario Central-Villa Mitre de Bahía Blanca y Estudiantes (La Plata)-Atlas, el viernes y sábado respectivamente.
Previamente, Federico Beligoy, presidente de la Asociación Argentina de Arbitros, había advertido que si la AFA no se ponía al día con las deudas salariales, tomarían la medida de “parar”, lo que se confirmó con las declaraciones de Marconi.
Beligoy, en diálogo con Télam, detalló que la deuda reclamada es por “el medio aguinaldo del primer semestre y los sueldos de junio”, lo que en total representa una suma cercana a los 15 millones de pesos. (Télam)

Compartir