Inicio Deportes Los beneficios y riesgos de las rutinas

Los beneficios y riesgos de las rutinas

ENTRENAMIENTOS ONLINE: ACONSEJAN RESPETAR NORMAS DICTADAS POR PROFESIONALES

Hay que hacer actividad física. Desde todos los sectores recomiendan que en tiempos de cuarentena por la pandemia del coronavirus es necesario moverse en casa para mantener en forma el cuerpo y la mente. Y en ese contexto hay un bombardeo de opciones online o televisivas para que «cualquiera» pueda hacer ejercicios, sin violar el aislamiento y utilizando elementos caseros.
Sin embargo, el ‘precio’ de estos entrenamientos online puede ser muy caro si no se respetan algunas normas básicas y si la actividad no es aconsejada por un profesional en la materia. Las edades, los pesos, las posibles patologías previas, el hecho de hacer ejercicio habitualmente o no, son algunas de las pautas que se deben tener en cuenta a la hora de hacer una actividad. Y hoy, en las redes, esa «individualización» no existe, con las excepciones de aquellos especialistas que conocen a sus alumnos y pueden interactuar regulando la intensidad o corrigiendo las posturas para evitar lesiones.
«Mantenerse en movimiento es la clave», aseguran los profesores de educación física Tomás Hadad y Jesús Martínez, a la vez que recomiendan «buscar profesionales del área» cuando alguien se decide a realizar una actividad física.
«Estamos viendo un verdadero bombardeo de rutinas de entrenamiento en redes sociales y en televisión que asusta bastante, ya que en su mayoría se trata de personas sin capacitación», advierten los profes santarroseños. Y dan una serie de consejos a tener en cuenta.

– ¿Cómo es hacer actividad física en cuarentena?
– Nada fácil, en nuestras casas acostumbramos a estar de ocio, a mirar televisión, comer y dormir. Hoy los tiempos son otros, debemos llenar el vacío que nos genera no salir de casa y hacer actividad física es una gran solución. El principal problema es que en nuestras casas no contamos con las maquinas del gimnasio, pero no hay que desesperarse, existen una gran variedad de ejercicios para realizar con tu propio peso, de manera progresiva y siguiendo instrucciones de especialistas en el área.

– ¿Qué tipos de ejercicios son recomendables?
– Bueno, cada persona deberá adaptar su entrenamiento a los diferentes objetivos y patologías que presente. Los ejercicios de fortalecimiento muscular son fundamentales, deberán incluir flexibilidad, ejercicios respiratorios, entre otros.

– ¿Es riesgoso pasar más de 15 días sin hacer actividad física?
– Sí claro, de a poco empezarán los problemas; por ejemplo, dolores de espalda y cuello serán los primeros síntomas en aparecer. Luego variaciones en el metabolismo, aumento del estrés, disminución en la capacidad cardíaca, pérdida de masa corporal, entre otros. Por eso es importante moverse, dentro de las posibilidades de cada uno. Quienes tienen patio podrán hacerlo con más facilidad, quienes viven en departamentos deberán buscar otros recursos.

– ¿Cuáles son sus recomendaciones?
– Lo primero que debemos hacer es buscar profesionales del área, porque últimamente estamos viendo un verdadero bombardeo de rutinas de entrenamiento en redes sociales y en televisión que asusta bastante, ya que en su mayoría se trata de personas sin capacitación. Debemos entender que las rutinas se deben adaptar a cada persona y no cada persona a una misma rutina; que no todos pueden hacer los mismos ejercicios y que no siempre más es mejor. En estos tiempos dar ejercicios parece ser lo mismo que pasar la receta de una torta.

– ¿Creen que hay otras áreas afectadas? ¿Cuáles?
– Se ven afectadas las áreas que van de la mano con la nuestra. Por ejemplo, la nutrición. Muchas veces quienes hacen rutinas también hacen planes de alimentación, te venden el «pack completo» sin asumir riesgos. Debemos entender que ir al gimnasio o hacer actividad frecuentemente no te convierte en profesor, y que alimentarte bien no te convierte en nutricionista.

– ¿Cómo se puede mejorar esta problemática?
– Como primera medida generar conciencia social, es decir, que cada persona interesada en realizar actividad física y previo a contratar un servicio de este tipo, indague y/o pregunte acerca de la formación de quien le va a proporcionar rutinas o planes de entrenamiento. Es importante saber si quien proporcionará actividades es profesor o profesora de Educación Física, ya que en la actualidad es muy común que se ofrezcan cursos que hacen entrega de diplomas pero que son de muy corta duración y no forman a los sujetos en tan poco tiempo.
Como segunda medida la regulación de las actividades y quiénes están a cargo de las mismas. Un gimnasio no debería pasar ni una hora sin un profesor a cargo.

– Un consejo a la sociedad…
– Mantenerse en movimiento es la clave, caminar. No pasar mucho tiempo en pijamas, organizar las tareas diarias, no mirar más de 2 capítulos al día de la serie y encontrar ese tiempo para entrenar, realizar una clase de baile. En fin, un objetivo por día los ayudará a mantenerse activos/as.

Advertencia de un especialista
«Para que un entrenamiento sea eficaz y no lesivo, se debe prescribir de una forma adecuada. Hay unos parámetros de obligado cumplimiento. Y muchos son obvios, pero hay que respetarlos siempre. Hay que ser muy rigurosos y no podemos lanzar entrenamientos genéricos. Porque puede haber riesgo para la gente», señaló el preparador físico de la selección española de balonmano, Jesús Rivilla, en una nota en el diario ABC de España en la que diferentes especialistas advertían sobre los peligros de hacer actividades sin los correspondientes recaudos.
En ese sentido, Rivilla marcó los puntos básicos que cada entrenador debe especificar a la hora de mostrarlo en las redes sociales. «Es de sentido común, pero hay que indicar para quién va dirigido: a quien ya ha hecho ejercicio antes, a quien no lo hay hecho, a niños, a grupos de edad un poco más avanzada. No es posible que valga para cualquier edad. Otro de los puntos es explicar cómo se realiza el ejercicio, cómo colocar el cuerpo, la rodilla, el hombro… E indicar para qué sirve: mejorar la resistencia o la fuerza o mantenernos ágiles. Y hablar de cuáles son los puntos claves: a qué tiene que atender, con qué intensidad», manifestó el reconocido profesional.
Y en el punto de la intensidad amplió: «Es mejor hablar de lo que tienes que sentir a la hora de realizar el ejercicio. Es una pauta de seguridad, porque no estamos allí, con la persona que hace los ejercicios, para corregir si hace algo mal».

Hacerlo bien.
Por otra parte, Rivilla destacó que es clave la elección de los ejercicios a realizar y además hizo hincapié en la necesidad de que si se hace algo, se haga de manera correcta.
«He visto que en algunas ‘clases virtuales’ que se exponen hay mucha variedad de intensidades en una misma sesión: alta, media, baja. Simplemente se han juntado ejercicios. Y esto puede generar lesiones y precisamente ahora es cuando no podemos ir al hospital», destacó el entrenador.
«Siempre se pone de excusa que es mejor que la gente haga algo de ejercicio a que se quede en el sofá. Y no estoy de acuerdo. Me opongo a esa idea. ¿Lo importante es que hagan algo? No, lo importante es que lo que hagan lo hagan bien. Buscamos salud y podemos encontrar una lesión, la idea opuesta a lo que queríamos y debíamos ofrecer. No podemos saltarnos lo básico porque estaríamos renunciado a la salud», cerró.

No en casa.
«Hoy entrenamiento de concentración, confianza y fe en mí y en mis bracitos para no perder mis dientes!», publicó la yudoca argentina Paula Pareto, que muestra sus exigentes ejercicios de entrenamiento a través de sus redes. La multicampeona invita a moverse en casa, pero advierte que es su rutina y que, obviamente, no es para cualquiera.