Inicio Deportes Los dos perdieron un poquito

Los dos perdieron un poquito

LIGA CULTURAL: BELGRANO IGUALO CON DEPORTIVO ANGUILENSE

General Belgrano y Deportivo Anguilense repartieron puntos en Villa Alonso. El 1 a 1 final les dio algo a los dos pero no dejó conforme a ninguno. En la cuarta fecha de la Zona Norte de la Liga Cultural de fútbol, el Tricolor necesitaba ganar para mantenerse en la lucha por los primeros lugares del Torneo Apertura, pero apenas logro rescatar un punto en la parte final por un gol de Luis Guiñazú, por lo que perdió terreno en ese sentido.
El Fantinero, que había perdido todo lo que había jugado, buscaba sumar por primera vez. Y luego de ponerse en ventaja por el tanto de Brian Polanco parecía que se iba a llevar un buen premio desde Santa Rosa, pero en el cierre no lo logró sostener y con el empate sumó, pero no logró salir del fondo.

Muy poco.
En la primera parte los dos ofrecieron muy poco. Belgrano tomó la iniciativa e intentó lastimar con las trepadas de los laterales Tobías Díaz De la Sota y Ramiro Fredes, pero siempre terminaron en centros para las cabezas de Adrián Jamad y Juan Cardonatto, las dos figuras de la tarde.
En una de las pocas ocasiones en que el local logró dominar una pelota en el área rival, Franco González se la bajó a Víctor Moralejo y el remate del “10” se fue apenas desviado.
A Anguilense le costó acomodarse. En los primeros minutos no lograba contener a los laterales de Belgrano y terminaba jugando muy cerca de su arco, aunque por la tarea de sus centrales no pasaba sobresaltos. Pero con el paso del tiempo se acomodó en el medio, ocupó mejor los espacios y le dejó menos lugar a los locales, que seguían sin encontrar el camino adecuado.

Algo más.
Para el complemento los dos mostraron algo más. Belgrano buscó juego asociado con el ingreso de Giuliano Guinchinao, pero la visita se puso en ventaja en la primera clara que tuvo. Iban 13 minutos cuando un pelotazo agarró mal parados a los centrales locales, Román Díaz bajó el balón y Polanco definió contra un palo para el 1 a 0.
El Tricolor sintió el impacto y cuando estaba aún mareado casi sufre un golpe de nocaut, porque un minuto más tarde se encontraron nuevamente Díaz y Polanco, pero el arquero Franco Irurueta se quedó con el mano a mano.
El partido se abrió. Los dirigidos por Juan Carlos Almada adelantaron sus líneas y comenzaron a inquietar por el solo hecho de poner mucha gente en campo rival. Los de Darío Caballaro, apoyados en la enorme tarea de sus dos centrales, crecieron con el manejo de Germán Martínez en el medio y amenazaron una y otra vez con alguna contra de Díaz y Polanco.
En ese ir y venir sin un claro dominador las mas claras las tuvo Belgrano, con un remate de Guinchinao que dio en el travesaño, otro de Fredes que taparon en la línea y uno de González que pegó en un palo.
Aunque le faltaba claridad, el Tricolor merecía el empate. Y lo logró a los 43 minutos por intermedio de Guiñazú, quien en una excursión ofensiva -ya estaba jugando más adelantado- tomó una pelota fuera del área y sacó un remate que se desvió y terminó en la red.