Los Warriors campeones

SUPERARON EN LA FINAL A LOS CAVALIERS

Golden State Warriors se consagró campeón de la NBA por tercera vez desde que juega en California luego de los títulos alcanzados en 1975 y 2015, y por quinta vez en la historia (los dos primeros los obtuvieron cuando actuaban en Filadelfia), al derrotar el pasado lunes en el quinto partido de la serie final de la temporada 2016-2017 al mejor de siete enfentamientos a Cleveland Cavaliers por 129 a 120, con lo que selló los play offs con una ventaja de 4-1.
Los Warriors habían ganado con una barrida por 4-0 a Washington Bullets la final de 1975 y se habían impuesto por 4-2 a su rival del lunes en 2015, con el que disputaron también la definición de la temporada anterior que se terminaron llevando los Cavaliers por 4-3.
Así se transformó en el séptimo equipo en ganar una final después de perder la de la temporada anterior, en la que justamente cayó ante los Cavaliers.
Warriors empató a San Antonio Spurs de Emanuel Ginóbili en el cuarto puesto en la cantidad de títulos obtenidos en la historia de la NBA.
De esta manera los equipos de la Conferencia Oeste redujeron ante los del Este la ventaja que estos les llevan a lo largo de la historia (38 títulos contra 33).
Los Warriors registraron además otro récord al llegar a este quinto juego con un impresionante raid que comenzó en los cuartos de final de la Conferencia Oeste y que luego de pasar por semifinal y final, arribó hasta el tercer juego de esta definición de temporada sumando 15 victorias consecutivas que se vieron interrumpidas recién en el cruce anterior en Cleveland.
Las figuras de Stephen Curry y Kevin Durant en los Warriors sobrepasaron a la de LeBron James en los Cavaliers, ya que el fornido moreno de Cleveland no tuvo un ladero en igualdad de condiciones para hacerles frente a las dos estrellas de la franquicia de Oakland, donde el lunes se definió esta serie ante el delirio de la multitudinaria parcialidad de Golden State.
La llegada de Durant, que marcó más de 30 puntos en los cinco partidos (anoche fue el goleador de su conjunto con 39), fue la que desbalanceó la paridad entre ambos equipos, y contó con un Curry nuevamente encendido que convirtió 34.