Inicio Deportes Luego de 16 temporadas ininterrumpidas, Emanuel Ginóbili le dijo adiós al básquet

Luego de 16 temporadas ininterrumpidas, Emanuel Ginóbili le dijo adiós al básquet

A través de un mensaje en sus cuentas en las redes sociales, el bahiense Emanuel Ginóbili, que ya se había retirado de la Selección argentina luego de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, reveló que no renovará su contrato con los San Antonio Spurs.
«Con una gran mezcla de emociones les cuento que decidí retirarme del básquet. Enorme gratitud para mi familia, amigos, compañeros, DTs, staff, aficionados y todos los que fueron parte de mi vida en estos 23 años. Fue un viaje fabuloso que superó cualquier tipo de sueño», escribió.
En resumen, Ginóbili disputó tres años de Liga Nacional en la Argentina, cuatro en Italia y los últimos 16 en una misma franquicia de la NBA, lo que lo convirtió en una de sus leyendas con cuatro títulos y motivó miles de mensajes de agradecimiento y tristeza por su alejamiento.
Es que en San Antonio todos lo amaban, lo impulsaban a seguir defendiendo sus colores, pero la necesidad de pasar más tiempo con su familia -según su entorno y trascendidos- pesaron más.
Como en la cancha, estudió cada movimiento, no se apresuró y esperó el momento para comunicarlo, ver si dentro de su cabeza y de su cuerpo había tiempo para un año más.
Con la Selección argentina, Ginóbili debutó en el Mundial de Grecia 1998 y disputó un total de 104 partidos oficiales, donde anotó 1.588 puntos.
Además, fue el sexto jugador con más encuentros disputados en la historia de la Mayor, en 13 torneos, y fue parte de la obtención del Oro Olímpico de Atenas 2004, en Bronce de Beijing 2008, los títulos en el Premundial 2001 y el Preolímpico 2011 y el subcampeonato en el Mundial de Indianápolis 2002.

Impacto directo.
Pero su impacto en el deporte argentino lo ubica seguramente en un podio imaginario con los futbolistas Diego Maradona y Lionel Messi, el piloto Juan Manuel Fangio, el golfista Roberto De Vicenzo y el tenista Guillermo Vilas.
Porque hablar de «Manu» es hacerlo de aquel chico que nació el 28 de julio de 1977 en Bahía Blanca, en la provincia de Buenos Aires, que empezó en las inferiores del Club Estudiantes, pasó como profesional por el Club Andino de la Rioja y ganó la Euroliga en 2001 con el Kinder Bolonia antes de marcharse a los San Antonio Spurs.
«Manu» fue elegido en el puesto 57 (de 60) del draft de 1999 por los Spurs, que ese año acababan de ganar el anillo al batir en las Finales a los Knicks de Nueva York liderados por sus «Torres Gemelas», Tim Duncan y David Robinson.
Duncan había sido elegido un año antes y ya era una estrella de la competición. Sin embargo, Ginóbili se quedó en Europa, guiando al Bolonia al título del máximo torneo continental antes de saltar el charco en 2002.
«Le dije a Tim (Duncan): este tipo está llegando, y nadie en los Estados Unidos sabe lo bueno que es», recordó alguna vez Gregg Popovich, su entrenador y guía en San Antonio.
Pioneros en el reclutamiento y explotación de jugadores extranjeros, los Spurs le abrieron las puertas y Ginóbili las echó abajo, siendo figura clave de una escuadra histórica, ganando el premio al Mejor Sexto Hombre de la NBA en 2008 e incluso siendo elegido en el tercer mejor quinteto de la liga.
Sus promedios de 13,3 puntos, 3,8 asistencias y 3,5 rebotes por partido no llegan a explicar ni un ápice su impacto sobre la pista. Su competitividad nunca tuvo límites, y por eso pudo equiparar frente a rivales más altos, más fuertes y mejores que él.
Un total de 1.057 partidos de temporada regular y 218 de playoff lo atestiguan, así como sus 14,042 puntos, 4,001 asistencias, 1,392 robos y sus dos participantes en el Juego de las Estrellas.

El fútbol saludó a Ginóbili.
Esta vez Ginóbili pudo reunir en una misma idea a Boca y River, ya que los dos clubes más importantes del país se refirieron a su retiro. «Boca saluda en su retiro a Manu Ginóbili, símbolo de la Generación Dorada de básquet. Para siempre en la galería de los grandes deportistas argentinos. Abrazo bostero, querido Manu», expresó el tuit oficial de la entidad «xeneize».
De su lado, el club de la «banda roja» lo reconoció «por tus valores, su compromiso y tu pasión», y Racing se sumó a los saludos y felicitó «a quien siempre pregonó por los valores del deporte en su máxima expresión y que fue un ejemplo a seguir tanto adentro como afuera de la cancha. Lo mejor para el camino que emprendas en esta nueva etapa de tu vida. Simplemente, #GraciasManu!».