Mayer ganó y Argentina es finalista

El equipo argentino de Copa Davis se clasificó ayer a la quinta final de su historia al ganarle
ajustadamente 3-2 a Gran Bretaña en Glasgow, sin Juan Martín Del Potro y con una gran actuación de Leonardo Mayer frente a Daniel Evans en el partido decisivo, y en noviembre visitará a Croacia en busca de abrazar por primera vez la Ensaladera de Plata.
Mayer, que se recuperó hace pocas semanas de una lesión en el hombro derecho y estaba lejos de su mejor versión, saltó a la cancha en lugar de un Del Potro sin energías y le ganó a Evans por 4-6, 6-3, 6-2 y 6-4.
El correntino mostró una vez más su espíritu copero, después de que Andy Murray le ganara en sets corridos a Guido Pella por 6-3, 6-2 y 6-3, y despejó los fantasmas que generó la ausencia del tandilense al superar con muy buen tenis a Evans, que reemplazó a Kyle Edmund.
El equipo tendrá, desde el 25 al 27 de noviembre y en un escenario elegido por Croacia, la posibilidad de quitarse una espina histórica, después de las finales perdidas en 1981 frente a Estados Unidos, en 2006 ante Rusia, y en 2008 y 2011 con España.
Las lágrimas de Mayer y de Orsanic después de la victoria fueron la muestra fiel de la magnitud del triunfo que consiguió el equipo argentino, acaso uno de los más importantes de la historia,
por el escenario y la dimensión del rival, que es el actual campeón.
La inolvidable actuación de Del Potro para ganarle a Murray una batalla histórica de más de cinco horas abrió las puertas a un triunfo que se sabía poco probable y que quedó al alcance de la mano gracias a la victoria de Pella a Edmund.
Pero aún faltaba mucho. Los hermanos Murray le dieron vida al equipo británico al ganar en dobles, Pella luchó pero no pudo con Murray y el capítulo más importante lo escribió Mayer, otra vez, estirando su invicto en singles e Copa Davis.
No fue nada fácil para Mayer dejar atrás los fantasmas de una muy mala temporada para salir a jugar el partido decisivo. Y no fue sencillo el comienzo ante Evans, ya que el británico quebró el saque del correntino en el tercero y mantuvo la diferencia para cerrar el set 6-3.
Lejos de acusar el golpe, Mayer mostró su mejor cara, se quedó con el saque de Evans en el cuarto y tomó una ventaja de 3-1 para después cerrar por 6-3, y repitió esa receta en el tercero para, con quiebres en el primero y el quinto juego, ganar 6-2 y acariciar la victoria.
Evans acusó el golpe y Mayer imponía condiciones. Otro quiebre en el quinto y un cierre a pura emoción para el correntino.
Fue un fin de semana soñado para el equipo argentino y a la luz de los resultados las decisiones audaces y cuestionadas de Orsanic fueron acertadas. Otra vez Argentina en la última semana del torneo más emblemático.
En Croacia esperará Marin Cilic, rival de Del Potro desde juveniles y emblema de un equipo croata que superó como local a Francia.

“El héroe es el equipo”.
El correntino Leonardo Mayer celebró ayer que por Copa Davis juega “mejor que en cualquier lado”, tras asegurar la clasificación del equipo argentino a la final con su victoria ante Daniel Evans, que definió 3-2 la serie con el defensor del título, Gran Bretaña, en el Emirates Arena de Glasgow.
“No sé por qué será pero en la Davis juego mejor que en cualquier lado. Siento que a veces se me hace más fácil. Ojalá que pueda seguir manteniendo esta racha”, afirmó el “Yacaré”, que ayer sumó su undécimo triunfo en single sobre catorce presentaciones y amplió a diez encuentros su racha invicta.
Mayer, de 29 años y 114 en el actual ranking ATP, se emocionó por el logro en un partido decisivo que tuvo que afrontar tras la baja de Juan Martín Del Potro.
“Es algo muy particular para mí. Es un año difícil por todas las lesiones que tuve, pero hoy salí con toda la confianza que me dio el equipo. Estoy muy agradecido”, aseguró.
El correntino rechazó el calificativo de “héroe” por su victoria ante Evans. “No, héroe no, acá el héroe es el equipo porque jugamos todos”, enfatizó.

“Emociones muy fuertes”
El tandilense Juan Martín Del Potro, el tenista más importante de la Argentina que logró un triunfo clave sobre el escocés Andy Murray y allanó la victoria final sobre Gran Bretaña por 3-2, reconoció ayer que está viviendo emociones fuertes como no le paso nunca antes, en alusión a la etapa anterior a su lesión.
“Estoy viviendo emociones muy fuertes como no me pasó nunca antes en mi carrera. Lo que sucedió en los Juegos de Río, luego el US Open y ahora en la Davis es algo muy importante en esta etapa en la que apuesto a estar sano”, comentó el tandilense, en diálogo con los medios de prensa argentinos en Glasgow.
“No queríamos regalar el dobles, por eso decidí arriesgar y jugarlo junto a “Leo”. Si bien perdimos, estuvimos cerca en un momento así que considero que la decisión de jugarlo fue acertada”, añadió Del Potro.
El tandilense, campeón del US Open en 2009, debía jugar ayer el quinto punto ante el inglés Daniel Evans, pero no pudo hacerlo y le dejó su lugar a Mayer, en una decisión que generó cuestionamientos al capitán Daniel Orsanic por haberlo incluído en el dobles del sábado.
“Los que reclamaban mi presencia en el quinto punto será porque consideran que estoy bien, pero la realidad es que no tengo el físico de Murray ni la recuperación de un “top ten”. Mayer fresco era la mejor opción para el equipo y salió bien”, analizó el tandilense, uno de los que más festejó la victoria con los hinchas.

Compartir