Inicio Deportes "Me aceptaron y me dieron confianza"

«Me aceptaron y me dieron confianza»

ATHINA BECCAR ES LA UNICA ENTRENADORA DE FUTBOL INFANTIL EN GENERAL PICO

Athina Beccar, una joven piquense de 22 años de edad que cursa sus estudios formativos en el Instituto Superior de Educación Física (ISEF) de esta ciudad, ayer a la tarde celebró el día del futbolista haciendo algo que tanto le gusta, que es estar cerca del fútbol. Como jugadora, desde los torneos femeninos barriales y comerciales que se organizan, como así también en algún «picado» mixto. Pero desde este año, también disfruta la cercanía con la pelota, desde su lugar de entrenadora de las categorías infantiles del Club Sportivo Independiente. Si bien está en la entidad Roja desde hace tres años, en los dos anteriores cumplió la función de ayudanta y a partir de esta temporada, tomó dos categorías a su cargo.
En diálogo con LA CHUECA, contó que esto surgió al momento de buscar una alternativa para afrontar el pago de sus estudios en el ISEF y que abraza la propuesta con mucha «alegría y entusiasmo».
«Estoy cursando el profesorado de educación física y tenía que buscar un recurso para pagarme los estudios. Me presenté en la secretaría del lSEF para pedir una beca y me dijeron que necesitaban profesores en el Club Independiente y me dieron tres opciones para elegir, básquet, fútbol y hockey. Como soy amante del fútbol, no lo dudé. Empecé los primeros dos años como ayudanta y este tercer año estoy a cargo de unas categoría junto a otros profesores, porque son muchos los niños que vienen», dijo.
Los lunes, miércoles y viernes, trabaja con los profesores Nicolás Alliveratore y Maximiliano Lucero, junto a las categorías 2007, 2008, 2009 y 2010. En tanto, que martes y jueves de 18 a 20, entrena junto con Emanuel Pérez, a las categorías 2011, 2012, 2013, 2014.

Salir a la cancha.
Athina, que es hincha de Boca y «del más grande del mundo, el Barsa (Bacerlona)», subrayó que desde que llegó a la entidad Roja, le brindaron toda «la confianza» para poder desarrollar su tarea, lo cual le permitió seguir creciendo en lo profesional.
«Estoy agradecida con el club, porque me aceptaron y me brindaron la confianza. Además de lo que yo traía de mi experiencia con el fútbol, aprendí un montón de conceptos, tanto de los profesores como de los nenes, que te enseñan mucho», dijo.
La joven piquense es la única mujer en la cuidad que se dedica a enseñar a jugar a la pelota, y celebró con alegría la reciente profesionalización del fútbol femenino en Argentina.
«Estoy muy contenta con eso, porque está buenísimo. Es una posibilidad grande que les dan a las mujeres, y siempre lo hablo con mis compañeras, porque hay un montón de ellas que tienen muchas condiciones y sirve para que se empiece a ver más lo del fútbol femenino. Creo que las mujeres pueden sentir la misma pasión e incluso a veces saber más de fútbol que los varones», sostuvo.
Por último subrayó que si bien nunca se imaginó con poder trabajar de entrenadora de fútbol, confió en que su experiencia puede «contagiar» a otras chicas para que se sumen a ocupar un rol en el fútbol, que en General Pico, ella es la primera en explorarlo.